jueves, 7 de enero de 2016

Entrenar: ¿Antes o después de estudiar?

Esta es una cuestión muy muy debatida entre la gente que estudia muchas horas y a la vez no quiere dejar de invertir al menos una o dos en estudiar. 

Cada persona es un mundo, hay quien prefiere alternar los días de una cosa u otra, estudiar después de haber hecho ejercicio, dejar el entrenamiento al final del día o intercalar ambas cosas. 

Como esto es un blog personal, lo que escribo en él es siempre mi opinión. Y en este caso creo que la concentración va de la mano del deporte. Eso sí, puedo madrugar, pero soy incapaz de salir de casa a las siete de la mañana para irme a una clase de spinning... al menos por norma. 

Lo de alternar estudio - deporte - estudio - deporte... a ratos pequeños, considero que es una pérdida de tiempo. Sobre todo por el tiempo que inviertes en ducharte después del ejercicio. Yo solo alterno por ejemplo, paseos con mi perra Mía, que es bastante pesadita cuando quiere cotillear lo que estoy estudiando :) 
Así que cuando estoy muy saturada o me empieza a doler la cabeza, lo que hago es dar un paseo de media hora que a mí me despeja y a ella la cansa. 

En cuanto al orden... hay gente que dice que después de entrenar sales agotado y no puedes estudiar. Comparto algo esa teoría si es ejercicio de alta intensidad y cuando llegas a casa son las 21h por ejemplo. Aunque no es recomendable hacer deporte justo antes de dormir, no está mal si lo haces como desconexión de un día de estudio y el tiempo que te resta de día lo inviertes en algo que no tenga nada que ver con las oposiciones. El dormir bien está garantizado con esto!! Sobre todo para quien tiene ansiedad, la calma bastante. 

Hacer deporte por la mañana es otra forma de despejarse para concentrarse en el estudio del resto del día. Eso sí, hay que dejar que el cuerpo se asiente una vez hayamos terminado, lo justo para ducharse con calma, volver a casa o a la biblioteca, preparar todo... o incluso hacer algún recado que tengamos pendiente. El estado físico vuelve a la calma y la concentración se mantiene. Eso sí, nada de hacer tres horas intensas que luego te dejen más muerto que vivo. Esto es lo que menos se suele hacer. 

A mí me da mucha pereza ir por la mañana aunque sé que es lo que mejor me sienta, vuelvo mucho más despejada y más motivada para coger los temas retorcidos de las opos
Pero mi plan B es intentar fijar los partidos de pádel a primera hora sin madrugón, porque me comprometo un poco más que si depende de mí sola. Cuando es así, acabo por invertir el orden y dejar el gimnasio para las siete de la tarde, que además, hay más gente y aprovecho menos el día. 

Lo que sí está más que demostrado y no depende de opiniones, es que el ejercicio físico refuerza la capacidad de concentración y la oxigenación del cerebro, además de generar endorfinas y otros beneficios que he hablado en post anteriores (click aquí). Siempre que se haga al menos tres veces por semana. 

Si queréis leerlo de manos de profesionales, este artículo publicado en Febrero y que leí hace meses me pareció muy interesante y creo que no le falta razón, además de estar demostrado por estudios científicos. (click aquí) 




4 comentarios:

  1. La verdad es que es una cuestión super controvertida. A mí personalmente me gusta entrenar después de estudiar, cuando ya tengo todo lo del día hecho. Aunque es cierto que si las veces que hago entrenamientos ''más duros'' me cuesta muchísimo dormir.
    Mi propósito de año nuevo es intentar ir a entrenar a mediodía, ya veremos en qué queda.

    ResponderEliminar
  2. Yo cuando hago algo suele ser antes de cenar, sobre las 21:30, así no me activo mucho y me quito el estrés del día. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Yo ahora mismo no estoy haciendo deporte, pero antes lo hacía siempre por la mañana antes de sentarme a estudiar. Salía a correr de 7 a 7:45 (corriendo y andando si no muerte jajaj) y llegaba a casa, desayunaba y a las 8:30 estaba fresca y lista! Lo de hacer deporte por la noche nunca ha sido lo mío, me activa demasiado! Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Bueno como yo tengo el horario de tarde en la universidad, llego a mi casa a las 8 o 9 pm, ceno y luego me voy a estudiar hasta la madrugada, duermo y me levanto temprano a hacer ejercicios, relajada y sin preocupaciones porque ya estudié, termino relajándome con el ejercicios, y así cada día, alternando un día.

    ResponderEliminar