sábado, 26 de diciembre de 2015

Cómo estudiar cada tema

Toma de contacto en la academia:

Si la primera vez que veo el tema es en la academia, subrayo los títulos y algún detalle importante que comenten, junto con las anotaciones en los márgenes. Para mí es imprescindible tener hueco en cada margen para poder hacer pequeñas anotaciones, como número de artículo, año, plazo, o cositas pequeñas, o marcar con alguna flecha el párrafo de al lado. Intento quedarme al máximo con el esquema básico del tema, para que al menos no me suene a chino cuando lo vuelva a leer. 

Primera vuelta: 

La de los colores. 
En la primera vuelta de cada tema, intento coger la estructura de los procedimientos, porque quedarme con todo el contenido es prácticamente imposible, así que al menos la idea general, los conceptos claves y las líneas a seguir. Para esto me acompaño siempre de tres subrayadores (amarillo para el texto, verde para los subtítulos y conceptos suuuuper importantes y naranja/coral para los títulos principales). También el rotulador rojo, para marcar las excepciones y los cambios importantes que haya introducidos a raíz de la última reforma. 
El resto de colores se supone que son para el repaso que doy al terminar cada tema, pero me cuesta a veces avanzar sin haber marcado por ejemplo una referencia a la legislación en morado o un plazo en azul. (¡¡Soy una maniática lo sé!!) 

Segunda vuelta: 

La de los Post It. 
Los esquemas básicos que son para saberse al dedillo, conceptos, y algún otro apunte importante que considere que sea importante ver a simple vista, en post it. El color depende ya un poco de lo bonito que quiera poner el tema (por ejemplo a un tema que odie siempre me gusta ponerle algún post it más cuqui para cogerle cariño... aunque sea forzado, jiji) 

Tercera vuelta y sucesivas: 

Memorizar, memorizar y memorizar. Siempre y cuando haya entendido todo antes. No soy capaz de aprenderse una frase de pe a pa sin saber qué significa. Mi padre me enseñó a estudiar de pequeña, además me acuerdo perfectamente que era en Primaria, el tema del agua y de los ríos para ser exactos. Él era capaz de aprenderse el Quijote en 15 segundos y recitarlo letra por letra al día siguiente, pero eso sí, en una semana no le pidieras que fuese capaz de acordarse de todo. En eso yo soy un poco igual, hasta que llegas a un examen y te falla una palabra de la frase y no sabes seguir... y sabes que por ahí no vas bien. Así que ante todo entender, saber bien lo que significa todo, el por qué, el cómo... y después memorizar. 

¿Qué método tenéis?



martes, 22 de diciembre de 2015

¿Cómo empezar a opositar?

Cuando te adentras en el mundo de las oposiciones, te surgen tantas dudas y te ves con tanto temario de repente que no sabes por dónde empezar. 

Como siempre, hablo de mi experiencia personal. Fue hace dos años cuando tuve mi primera intención de opositar. Después de la carrera, cuatro máster y el posgrado era hora de ponerse con algo que me fuese a dar una seguridad de trabajo. Llegué a la academia para informarme y sentí una sensación de "no me encuentro preparada para esto" así que después de seguir pensándolo, decidí que no era el momento. Seguí trabajando y empecé con la carrera de Derecho, aprovechando que me convalidaban algunas asignaturas de la otra carrera. 

Una vez llegó el curso de empezar tercero (este septiembre pasado) valoré otra vez la opción. Así que aparqué la carrera y me lancé con mucha más seguridad que la vez anterior. Me matriculé en la academia un martes y ese mismo jueves ya empecé las clases. Me dijeron que el primer día, la primera semana y el primer mes incluso, me sentiría perdida totalmente. Y así fue, gran punto el de avisar para saber que era algo normal. 
Además, con las reformas del pasado 6 de octubre los libros de temario no estaban actualizados entonces no me servía de mucho comprarme el temario para ubicarme. 

En ningún momento me planteé dejar de trabajar así que empecé a organizarme en mis días libres, cinco a la semana. Me di de margen hasta final de año para estar con el ritmo opositoril adecuado. Ahora mismo llevo tres meses y medio que considero de contacto. Sobre todo cuando te metes a oposiciones de Justicia sin ser licenciada en Derecho, aunque yo habiendo cursado dos años, tengo noción mínima de casi todo, pero hay algunos temas que se me escapan. Es decir, mis primeros tres meses han sido para: 

- Ponerme al tanto de todos aquellos conceptos básicos que pudiera desconocer o saber muy poco de ellos, pero que sin embargo voy a necesitar
- Hacerme con todos los temas de los que me voy a examinar y al menos, dar una leída de pasada para saber de qué trata cada uno (esto ya lleva su tiempo, en mi caso son 68) 
- Cambiar el hábito de estudio. Nunca dejé de estudiar y siempre lo he compaginado con el trabajo así que mis tiempos eran cortos y aprovechando espacios de ratos libres. ¡NO! Compré un cronómetro y empecé aumentando los intervalos y aprendiendo a estar sentada más de 45 minutos seguidos (soy un culo inquieto y eso lo llevo fatal) 

No sé si por suerte o por desgracia, empecé el 17 de septiembre y el 6 de octubre actualizaron la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Así que de entrada, los códigos de leyes procesales que ya tenía de la carrera, fuera. Me hice con los nuevos y tuve que invertir tiempo en dar una vuelta a los cambios que habían introducido. Más tiempo invertido en mi fase de "adaptación". 

Es una carrera de fondo, los resultados no son inmediatos y concienciarse de eso es tal vez el paso más importante que hay que dar. Para impacientes como yo, es muy muy difícil. Así que entrenar esta idea también es una tarea que hay que trabajar. No vas a tener tu plaza inmediatamente, hay que ser consciente de los sacrificios que cuesta y de otras cosas a las que hay que renunciar. Ser una persona organizada y constante y sobre todo tener una buena coordinación y fuerza de voluntad.