jueves, 15 de octubre de 2015

Los campus infantiles: ¿negocio o sentimiento?

Los campus infantiles: ¿negocio o sentimiento?



No es novedad, pero sí que cada vez son más los futbolistas profesionales que se animan a crear su propio campus deportivo. Sucede en todos los deportes, pero sin duda, los más demandados son los de fútbol.
Algunos están respaldados por los clubes de la localidad, por fundaciones, por empresas privadas… Otros por clubes profesionales, que utilizan sus ciudades deportivas y el tirón de la “marca” para crear en los niños un sentimiento de pertenencia y de paso generar un ingreso extra. Muchos también llevan el nombre de algún futbolista profesional que cede su imagen, y normalmente se realizan en su lugar de origen. A veces, con suerte, el futbolista en cuestión se deja ver por las instalaciones para que puedan tomarse fotos y firmar autógrafos a los niños.
Mi duda es, ¿es una cuestión de sentimiento o de hacer caja? Los precios oscilan entre los 50 y los 100 euros por semana en su mayoría y suelen ocupar la mañana y parte de la tarde. Se realizan juegos de coordinación, partidillos, actividades lúdicas… todo para entretener a los más pequeños y en ocasiones muy bien organizados, que resultan ser un éxito.

Pero no todo es tan bonito como lo pintan. Son muchos los que se suben al carro viendo el filón que tienen los demás, buscando generar ingresos y mostrar el lado social más activo de la institución o la persona, que solamente pasa cinco minutos en una quincena y no se implica en las actividades, ni en la organización. Cada final de verano son más los padres que muestran un desacuerdo en la gestión de algunos de estos campamentos estivales. Lo peor no es el gasto de las familias, sino la desilusión de los niños. Eso sí que no se recupera con una nueva nómina a final de mes. Este verano seguramente podamos ver en el mercado nuevas ofertas de campus de fútbol. Y por supuesto, habrá que ir a la aventura. ¿Forman parte del equipo técnicos cualificados y experimentados en el trabajo con niños? ¿Están las actividades supervisadas por un psicólogo que entienda la capacidad de aprendizaje de los pequeños? ¿Realizan de verdad todo lo que venden como punto de diferenciación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario