jueves, 15 de octubre de 2015

Futboleros por el mundo: Kevin García

Futboleros por el mundo: Kevin García



De Mallorca a Grecia. Ese es el viaje que ha emprendido a comienzo de temporada nuestro primer viajero: Kevin García (Palma de Mallorca, 8 de septiembre de 1989).
Ahora vive una nueva etapa en el Panetolikos FC, el equipo de la ciudad griega de Agrinio.
Agrinio no supera los cien mil habitantes y hasta  finales del siglo XX era una ciudad importante en  Grecia por su industria tabacalera. El equipo de  fútbol se fundó en 1926 para promover el deporte en  la gente joven y ahora, casi noventa años después de  su fundación, es un equipo profesional que forma  parte de la Super Liga Griega.
Pero volvamos con el protagonista. El fútbol siempre fue parte de su vida. A los tres años comenzó a dar las primeras patadas a un balón. Fue en el equipo de su pueblo, el Atlético Paguera, donde creció futbolísticamente hasta los diez años, edad a la que dio el salto al que, hasta ahora, fue su único club profesional: el RCD Mallorca.
“Durante esa etapa en el equipo de mi pueblo era seleccionado para la selección balear, con la que disputé los Campeonatos de España de la categoría alevín celebrados en Valencia, a partir de ahí, comencé mi etapa con el Mallorca”. Así recuerda el comienzo en el club bermellón, hace ya quince años.
En el Mallorca pasó por todas las categorías (infantil, cadete, juvenil y filial) hasta dar el salto al primer equipo de la mano de Michael Laudrup.
¿Cómo recuerdas ese día? “Fue el 18 de septiembre de 2010, un Mallorca – Osasuna que ganamos con un 2 – 0”.
La causa no era la más deseada. Laudrup contó con él por la lesión de los dos laterales que había en el equipo en ese momento, pero sirvió para que el equipo diese un paso en firme y al mes de su debut, renovó el contrato con el club por cuatro años más.
Hablando de posiciones… ¿siempre has sido lateral? “No. Era extremo izquierdo. Siempre jugué ahí hasta juvenil, que me pusieron de lateral, porque el entrenador veía que desarrollaría mejor esa función por mis características”
En 2014 finalizó su vinculación con su club de toda la vida, de su isla, su equipo de siempre.
La primera intención era esperar algo en España, pero con la llegada de esta opción surgieron las dudas. “Me lo pensé muchísimo porque era la primera vez que salía de mi isla”. Aunque el país no pasa por una de las mejores situaciones, tras informarse muy bien del equipo y de que podían ofrecer una seriedad que por la circunstancia del fútbol actual es difícil de garantizar, dio el paso. “No me arrepiento de haber venido porque estoy jugando mucho. Me hacía falta después de unos últimos años duros en el Mallorca”. Minutos, confianza y ganas de crecer. ¿Resultado? Dos goles y cuatro asistencias, motivos de sobra para no arrepentirse del paso que ha dado.
La situación económica y política que vive Grecia también afecta al deporte. Muchos equipos tienen problemas de dinero y con la temporada ya avanzada incluso, un equipo desapareció por no pagar a los jugadores. Kevin reconoce tener suerte, ya que su equipo es muy serio y no tiene deudas con la plantilla. En los estadios quizá sea donde más se nota, porque va poca gente y en el día a día se ve que la población sufre por la situación del país.
“Me gusta leer la prensa para saber lo que pasa, pero también es cierto que si vas por el pueblo se nota. Además los compañeros me hablan de estos temas”
Y eso que leer la prensa no es fácil por el idioma. Allí todo el mundo sabe inglés y es lo que hablan la mayoría de las veces. El idioma es muy complicado, ha aprendido lo mínimo para poder defenderse en el campo con los compañeros y hacer vida en el país, pero no es fácil. Aunque es el único español, hay muchos compañeros de habla hispana: cuatro argentinos, un colombiano, un boliviano, dos brasileños… eso hace que sea algo más fácil.
El día a día es llevadero. Por la mañana, clases de inglés. Por la tarde, entrenamientos. Pero la tierra tira. “Echo de menos a mi familia y a mi novia, hay días duros, pero con una llamada de ellos todo se ve de otra manera”
El modo de trabajar también es diferente al de España. Otro fútbol, otro juego. La Super Liga de Grecia ofrece un fútbol mucho más físico que el español. El técnico, Makis Chavos, busca mucho juego con el balón y parece que no va mal. El equipo está haciendo las cosas bien y se mantienen en una buena posición para la Europa League.

Eso sí, el fútbol no reina tanto como en España. El deporte por excelencia es el baloncesto, y más teniendo dos equipos fuertes como el Panathinaikos y Olympiakos. “Se vive mucho, sobre todo la Europa League.

No hay comentarios:

Publicar un comentario