martes, 19 de agosto de 2014

A vueltas con el Real Murcia

A vueltas con el Real Murcia

El revuelo que está causando la inscripción o no inscripción del Real Murcia en la Liga Adelante es de traca. Una competición de 22, o de 23… a cinco días de empezar. Hasta el lunes 18 la duda estaba en el aire. Hubo que esperar a las nueve y media de la noche para que la Comisión Delegada de la Asamblea General de la RFEF hiciese público el comunicado oficial con la decisión definitiva tras una jornada de reuniones:
Ha acordado no modificar el calendario deportivo de Segunda División "A", por lo que la primera jornada de dicho Campeonato Nacional de Liga tendrá lugar el próximo fin de semana.”

Los afectados por rebote eran los 21 equipos restantes que forman parte de la Liga de Fútbol Profesional de Segunda División, a la espera de saber si empezaría o no la Liga este fin de semana, para poder seguir con la planificación que les corresponde. Sobre todo el Club Deportivo Lugo, que a modo sorpresa, comienza la semana sin saber contra quien juega y sobre todo, si deberá desplazarse a Murcia o a Miranda de Ebro.

La historia del culebrón, paso a paso

  • Real Murcia y Racing de Santander se encontraban en el punto de mira como candidatos a un descenso administrativo por cuestiones económicas. Se confirmó a mitad de verano que el Racing de Santander sería equipo de Segunda División, a la espera de la decisión que se tomase con el Murcia, fijando como fecha límite para la decisión el 7 de agosto.
  • La Liga de Fútbol Profesional hace oficial la intención de no inscribir al Real Murcia en la competición, teniendo que competir este en Segunda División B y acudiendo al Juzgado de lo Mercantil en busca de solución.
  • El auto judicial favorece al Real Murcia, pero la LFP se niega a inscribirle en la competición, donde ya figura el “ex descendido” Mirandés en su lugar.
  • La opción fácil para no alargar más el que parece ser el culebrón administrativo del verano hubiese sido la Liga de veintitrés equipos, solución que nadie quiere. El Mirandés, que ya ha tomado nuevo rumbo en su preparación de la temporada 2014/2015 tras comunicarle que no competiría en la categoría de bronce, seguiría en la Segunda División, al igual que el Real Murcia y al igual que se hace en otras competiciones de equipos impares, se impondría jornada de descanso.
  • Eso sí, el descenso sería un “premio” de mayor reparto, porque bajarían cinco equipos para volver a la normalidad en la temporada 2015/2016.


La opción que sin duda tampoco hubiese sido agradable en Miranda de Ebro sería la de que nuevamente vuelvan a asumir un descenso para que la estructura vuelva a ser la misma que en junio: Mirandés en Segunda B y Real Murcia en Segunda División.
Finalmente el resultado, como era de esperar, no ha sido del agrado de todos… ¿A quién le tocará secarse las lágrimas?