sábado, 14 de junio de 2014

Brasil 2014: Lo negativo resalta

DXT, sábado 14 de junio 2014

Brasil 2014: lo negativo resalta

¿Está realmente Brasil en contra del Mundial que se está celebrando allí este mes de junio? En los últimos meses, no dejan de salir publicaciones, con imágenes incluidas, del revuelo que se está creando en Brasil a causa de la Copa del Mundo. La propia selección anfitriona incluso está escoltada por el ejército en vista de los riesgos que se esperan para jugadores y aficionados que estarán en el país sudamericano durante este evento. Y para calentar la semana antes del comienzo, apareció en escena Joana Havelange. Es la directora ejecutiva del Comité Organizador. La solución fácil para salir del paso ante las críticas fue que lo que había que robar ya estaba robado, y todo lo que había que gastar también estaba hecho. Y esto lo dice con toda tranquilidad sabiendo que su familia es investigada por casos de corrupción y de recibir pagos ilegales con los derechos televisivos del Mundial.

Lo que está claro que el Mundial de Brasil, como ya dije otras veces, es un negocio. Pero esta vez, más grave aún. En cualquier circunstancia sabemos que los patrocinadores buscan reforzar su imagen de marca y hacer caja con el merchandising propio de las Selecciones que patrocinan. Hasta ahí bien, nadie lo oculta. Pero lo que no se puede consentir es que busquen defender que el Mundial será para Brasil un ejemplo claro de responsabilidad social y de generar valor. A las empresas, públicas y privadas, se les pone una sonrisa de oreja a oreja cuando hablan de la responsabilidad social. Sí, eso que está tan de moda pero que pocos realmente aplican. Sobre todo a los altos cargos del Estado y de las empresas privadas que operan en el país. Los que más presumen de utilizar el deporte como vía de reinserción y de mejora son los que menos lo hacen. Aprovechan cualquier ocasión para, como siempre, buscar el propio enriquecimiento. ¿Y nos extraña que un país como Brasil, cuna del fútbol, se rebele contra esto? Desde los orígenes de este deporte a ahora, han visto como descaradamente se vende el Mundial como un gran telón para tapar las idas y venidas de capital que no se destina a su objetivo.

Lejos de los errores arquitectónicos y de seguridad por acelerar la construcción de las sedes y de la falta de organización previa que aún persistía a escasas horas del comienzo. Problemas de infraestructuras para los desplazamientos. Falta de capacidad en telecomunicaciones, sabiendo que las líneas móviles serán vitales para poder aportar éxito. Sumándole a esto las protestas, la criminalidad y todo lo que rodea a los problemas que se han hecho más grandes desde la Copa Confederaciones a ahora y las polémicas declaraciones de los dirigentes que han hecho saltar a la calle a más brasileños que reclaman sus derechos… ¿Qué podemos esperar de Brasil 2014? Es una mezcla entre foco de corrupción y un parque temático de Blatter, donde la FIFA ha decidido crear su propia atracción.

Y para rematar, una ceremonia inaugural que se estimaba como principal foco de los gastos generados y que lejos de ser espectacular como se afirmó que sería, fue más bien austera tirando a básica. Precedida de quejas y manifestaciones y sin grandes discursos ceremoniales para no agudizar dichas protestas. Continuado de un partido más que amañado para que la protagonista sin duda fuese la selección protagonista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario