sábado, 31 de mayo de 2014

Uno de seis

DXT, sábado 31 de mayo 2014

Uno de seis

Uno de seis. Eso es lo que necesita el Depor para certificar su ascenso a Primera. Dos rivales muy necesitados como son el Real Jaén que busca sellar su permanencia y el Girona, que precisamente tampoco está en una situación donde puedan permitirse acabar la temporada en casa y perdiendo. Ambos saldrán a por todas buscando rascar esos puntos que sumen a su marcador personal, aunque sirva de poco, una sensación de haberlo intentado y de salir a por todas en el último tramo de la Liga.

Despacito y con buena letra. El objetivo es fácil de conseguir, pero todavía no está conseguido. Todavía no hay nada sobre seguro para poder cantar el alirón con firmeza. Un estadio lleno, o mejor dicho, con todas las entradas vendidas. Habrá que esperar a las siete de la tarde para ver si efectivamente, todos los huecos quedan cubiertos y el estadio de Riazor se convierte en un pequeño fortín que de fuerza al equipo para ganar, o al menos, mantener un cierre sólido atrás que evite que se encaje ningún gol y la portería quede a cero. Con eso, solucionado. Aunque no se puede saltar al campo pensando en eso, nunca se debe ser conformista con un 50% pudiendo y debiendo llegar al 100%. Y más cuando desde Jaén vienen con intención de ganar, aunque quedándose todo el fin de semana, para al menos, aprovechar el viaje de modo turístico (es decir, con la idea primaria de turismo, los tres puntos no los tienen de compañero de viaje fijo para la vuelta…).

La presión existe y se ha demostrado. No hay más oportunidades. Un entrenamiento lleno de aficionados apoyando al equipo. Todas las entradas vendidas. La ciudad engalanada de banderas y bufandas. ¿Será recíproca esa forma de demostrar apoyo y sentimiento? Lugo, Eibar, Soria… partidos que se dieron por ganados antes de tiempo. Y que no pudieron ser. Gente que pensaba dormir con la cabeza mirando a la próxima temporada, ya en Primera, pero ese ascenso matemático y certero se hace de rogar.

Y como bien digo siempre, a la suerte no hay que tentarla. No se puede vender la piel del oso antes de cazarlo. El caso que más me llamó la atención, fue sin duda cuando esta semana me sentaba con mi café a leer las noticias de la prensa deportiva y leía que el FC Barcelona revendió el confeti y material accesorio al Eibar. Todo lo que tenían preparado para la celebración de Liga que finalmente no pudieron disfrutar y que sí disfrutaron (y con todo el mérito del mundo) los aficionados y jugadores vascos.


Una fiesta que estaba preparada desde hacía tiempo, y conociendo la magnitud de las celebraciones blaugranas seguro que era una fiesta por todo lo alto. Lo mismo me planteé cuando vi la fiesta de Cibeles y del Bernabéu. Una combinación de espectáculo luminoso, pirotécnico y musical que seguramente llevaba meses de preparación. Como la Liga del Atleti. Siempre vemos cómo disfrutan las celebraciones quienes las merecen pero no es habitual ver la otra cara: ¿qué haces cuando tienes todo preparado y no puedes disfrutarlo? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario