sábado, 10 de mayo de 2014

Entrenamientos sin padres

DXT, sábado 10 de mayo 2014
Entrenamientos sin padres
Una noticia que ya había salido hace meses, volvió estos días a sonar con más fuerza y parece ser que con carácter definitivo. Lo que se consideró en su momento como una idea que estaba a la espera de ser o no ser aprobada, ya es oficial: el Valencia prohibirá la asistencia de los padres a los entrenamientos de sus jugadores de la cantera.
En las familias de los jugadores de las categorías inferiores del club ché parece que esta nueva medida no ha sentado nada bien. El club se justifica con que así el niño tendrá una mayor concentración durante la sesión de entrenamiento, que además, mientras son pequeños no son ni diarias ni muy extensas en tiempo. El Valencia es pionero en esta iniciativa pero sin duda se ha atrevido a dar el paso que muchos clubes tienen en mente pero no se atreven a dar.
Hay padres de todo tipo: los que puntualmente acuden a las sesiones a ver cómo se desenvuelve su hijo con el balón y los que tienen un entrenador dentro de sí y visitan la ciudad deportiva día sí día también con el fin de "complementar" el trabajo que el técnico hace con el equipo. Los típicos padres que tienen un entrenador dentro de ellos y que solo consiguen desconcentrar no solo a su hijo, sino al resto de niños y de cuerpo técnico que están en los entrenamientos. Además de aportar un plus de exigencia sobre un niño que solamente debería disfrutar de la práctica deportiva.
En algunos casos es suficiente ver cómo un padre, o madre, exige más de lo que su hijo puede dar en cada partido. Los nervios, el estrés y la sensación de no dar a sus padres todo lo que ellos esperan son factores que influyen negativamente en su trayectoria. Si a esto le sumamos que algunos padres toman las sesiones de entrenamiento como una prueba de fuego para ver si realmente sus hijos son como Messi o Cristiano, y si no, exigírselo, la actividad se puede volver una locura. 
Cualquier psicólogo que trabaje diariamente con niños deportistas seguramente respaldará la idea de que los padres deben de ser una referencia de apoyo y no de exigencia. Si el niño no llega al objetivo que los padres tienen fijado para él, a veces la respuesta de la familia no es la más adecuada y los padres rompen su papel de animarle a seguir o de buscar otro deporte alternativo. Por desgracia, no es el caso. El deporte debe complementar al resto de las actividades, todas son importantes para el desarrollo psicomotor y cognitivo de los más pequeños, y obligarles desde que dan los primeros pasos a que solo exista el fútbol y mentalizarles de que en un futuro deberán ser los mejores en él solo hará que crezcan con miedo a no cumplir el "deseo" de sus padres.
La aragonesa Lorena Cos (@lorenacos), psicóloga especializada en el área deportiva y el trabajo en el fútbol con los más pequeños, expone así su opinión sobre el tema, con una sólida experiencia en el trato de niños y padres: "En estos temas siempre te encuentras con valoraciones muy subjetivas y que muchas veces se desvían del objetivo principal, el de educar y formar a nuestros hijos. Prohibir algo no nos enseña, esos padres irán a otro club al año siguiente  y nada habrá cambiado, queremos resultados a corto plazo, sin paciencia ni implicación. Como en todo, nos encontraremos padres que tengan una conducta ejemplar y deban de pagar las mismas consecuencias, hasta niños que el apoyo de sus padres sea vital en el desarrollo de la actividad deportiva. Desde mi profesión hemos de divulgar la elaboración de un manual de conducta dirigido a los padres, primer aviso, amarilla, segundo roja y expulsión"

Con esta iniciativa el Valencia se ha atrevido sin duda a exponerse a las quejas que probablemente durante todo el verano los padres llevarán a las oficinas de Paterna, pero la medida, bajo mi punto de vista, es seguro la más adecuada. La parte más difícil será si consiguen llevarla a cabo con éxito e incluso es copiada por el resto de equipos profesionales, o si cederán ante la presión de algunas familias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario