sábado, 22 de febrero de 2014

Ser solidario cuesta dinero

DXT, sábado 22 de febrero 2014

Ser solidario cuesta dinero

Dos mil euros. Esta es la sanción que tendrá que pagar el jugador del Real Jaén Jona, por celebrar un gol acordándose de los niños que padecen cáncer. El pasado fin de semana, se celebró “Día mundial contra el cáncer infantil” (aunque debamos de saber su existencia y preocuparnos por su detención el resto de los días del año) y este fue el motivo por el que el delantero del club jienense celebró su gol ante la Unión Deportiva Las Palmas dirigiendo un mensaje hacia estos “pequeñines” como rezaba el texto.

Si nos ceñimos al código disciplinario, sí. Esta acción está penada, pero… ¿es justa su ejecución? Independientemente del mensaje, lo más incoherente es la cuantía. Se trata de una sanción económica de 2.000 euros a un jugador profesional de Segunda División, que celebra un gol con un mensaje que no hace daño a terceras personas. Ni siquiera es un mensaje ofensivo, si no todo lo contrario. Sin embargo, un mecherazo a Cristiano Ronaldo (no va a quedar tonto por eso, lo sé) solamente está penado con 600 euros cuando sí es una acción violenta y dañina. ¿Dónde está la lógica del asunto? Lo peor es que de hacer efectiva la sanción de Jona, por un gesto solidario, esta recaudación irá a pagar al órgano sancionador, ni siquiera tendrán la “cabeza” de destinar tal importe a la investigación de esta enfermedad o a centros que se dediquen a su tratamiento una vez el cáncer ya está extendido.

Casualidad de la vida, ese mismo fin de semana, y entre la polémica del mensaje, fallecía a causa de una leucemia Manu de la Paz. Jienense de nacimiento y aficionado del Real Jaén, Manu era portero juvenil del Levante y contaba tan solo con 17 años, de los cuales los tres últimos los pasó luchando contra la enfermedad. En 2013, Agustín Villar (31 años), jugador del Zamora falleció por un cáncer testicular y un año antes, Miki Roqué (23 años) por un cáncer de pelvis. ¿Es justo prohibir apoyar a la gente que sufre esta enfermedad cuando recientemente compañeros de profesión y miles de personas anónimas fallecen cada día por esto? Parece que el simple hecho de ser humano y querer demostrarlo, cuesta dinero.


Cierto es que a la hora de sancionar, poco importa el mensaje. En su día, Callejón dedicó un gol a Jarque, y tras muchas protestas, el Comité de Competición optó por retirar la sanción. Lo mismo deberían de hacer en este caso. Hace cuatro años, además a la misma altura de la temporada, Cristiano Ronaldo mostró también un mensaje que tan solo ponía “Madeira” tras daños por inundaciones en la isla que le vio nacer… pero se consideró una excepción por ser un gesto de solidaridad. Otro precedente, en enero de 2009, cuando Kanouté hizo referencia a Palestina durante el conflicto entre árabes e israelís. Él sí fue sancionado. Aquí aparece el debate… ¿por qué Cristiano no y los demás sí? ¿Importa el ambiente mediático del jugador para prescindir o suprimir sanciones? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario