sábado, 11 de enero de 2014

Vacaciones en Dubai

DXT, sábado 11 de enero 2014

Vacaciones en Dubai

Es de bien nacido ser agradecido. Eso es algo que Culio no debió de tener en cuenta esta última semana. O sí, quién sabe. Supo ganarse a la gente afirmando que quería conseguir el ascenso y que después, se hablaría para seguir. Con sus buenas actuaciones respaldó lo que dijo desde que pisó nuestra ciudad. Pero las formas no son las más adecuadas, corresponden a una hipocresía máxima que demuestra que se dice lo que se quiere oír, pero que de sentimiento, cero. Y de respeto, menos aún. En España, un trabajador falta a trabajar reiteradas veces sin justificación y rápidamente  le dan la patada. Aquí, en el mundo del fútbol, este gesto de rebeldía y de afán de estrellita caprichosa bajo la idea de ‘el fin justifica los medios’ (o eso pensará el sujeto) es de lo menos profesional que existe. Hijo, que te vas a los Emiratos Árabes, no a la Premier League, ¿es el mejor club del mundo para actuar de esta manera?

Cierto es que el Al Wasl es el equipo mejor considerado de esta liga, pero ¿tanto para hacer ese desprecio? No sólo hacia el club. Sino también, compañeros, afición y entrenador. Todos ellos depositaron una confianza que en cuestión de horas se ha perdido.

Como todo en Dubai, lo que cuenta es la apariencia, la imagen, el dinero. Hoy en día es un paraíso de lujo, pero, ¿qué era Dubai hace quince años? Ahora, contrastemos la pregunta. ¿Qué eran el Depor y la liga española hace quince o diez años? Claramente, el dinero supera a la historia y a la experiencia. Poco se sabía del Al Wasl antes de que Diego Maradona llegase a él para dar ‘imagen’. Imagen que resultó ser más negativa que positiva, ya que fue destituido por los malos resultados, y se creó un circo mediático en torno a la millonaria indemnización del argentino y la “profesional” forma de comunicárselo, a través de la red social del club mientras el técnico estaba de vacaciones. Son pequeños detalles, pero que hacen ver por qué cauce trabaja el club y su seriedad.


Pero, lo dicho. Justamente el equipo árabe tiene la opción de poder atraer a los jugadores con excelentes cantidades económicas para contrastar su poco ambicioso proyecto deportivo. Cosa que aquí, a día de hoy… Ni por un lado ni por el otro. Inestabilidad económica evidente y dudosa continuidad deportiva a consecuencia de lo anterior. Si prefiere vivir en los Emiratos de eternas vacaciones pagadas, perfecto. Cada cual con su conciencia, está claro que en esta vida todo se paga. No le deseo ningún mal en su nuevo equipo, pero el dinero se acaba y el aprecio de la gente dura para siempre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario