jueves, 31 de octubre de 2013

Los entrenamientos paralelos

DXT, sábado 19 de octubre 2013

Los entrenamientos paralelos

¿Qué relación tiene el entrenamiento mental en el deporte de élite?

Cuando la Liga Adelante se encuentra más igualada que nunca a partir del segundo puesto y hasta llegar a la segunda parte de la tabla, los objetivos se acortan tras las eliminaciones de la Copa del Rey. Ahora sí que el objetivo es el mismo para todos. Algunas veces, cuando hay varias líneas de trabajo, los equipos se parten según los intereses de cada jugador. Unos titulares en Copa, otros titulares en Liga… Con una sola competición, ya no hay piezas que trabajen por libre. El trabajo y el método es el mismo, pero la motivación varía. No tienen que tirar unos de otros, la meta es clara y la misma para todos. Está demostrado que si la motivación aumenta, el rendimiento físico también lo hace. Y la eficacia. Todo, aunque parezca que no, está totalmente relacionado. Son factores que no se pueden controlar. Cuando hay un fallo, el más sencillo de identificar es el técnico, el físico. Pero los no tangibles son tanto o más importantes.


Si miramos atrás, vemos caídas de rendimiento físico de muchos equipos, debido al estado anímico inadecuado de sus componentes. El entrenamiento físico y el entrenamiento mental son preparaciones paralelas, pero la segunda de ellas, casi siempre se olvida. El ejemplo más claro se ve en la falta de concentración. Esta capacidad, también se entrena. Igual que si se ven dos canales de televisión a la vez, la atención máxima no es para ninguno, no se puede jugar un partido de Liga regular, por ejemplo, pensando en el de Copa. Alguna ventaja tendrá que tener, ¿no? Sobre todo si el siguiente no se puede manejar, porque el pitido inicial aún no ha empezado. Pensarlo y llegar a agobiarse pensando en la siguiente dificultad es sin duda una repercusión negativa. Este tipo de competiciones son más llevaderas si el objetivo es a medio y a corto plazo.

Únicamente tener los cinco sentidos en el objetivo actual, en el partido de la semana. Analizar, pulir errores, no equivocarse desde el principio. Un trabajo de concentración y de persistencia. La sensación de control siempre mejora los resultados e inconscientemente rentabiliza todos los recursos. Si estos son escasos, pasan a ser suficientes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario