jueves, 31 de octubre de 2013

Las apuestas deportivas

DXT, sábado 12 de octubre 2013

Las apuestas deportivas

Poco tiempo desde la última vez, pero ya estamos con una nueva jornada de parón en las principales Ligas mundiales por los compromisos de las selecciones internacionales. Es el momento de principal protagonismo para las ligas secundarias. Ya no solo por el margen de audiencia que ganan al acaparar a los seguidores de los demás equipos, sino que las apuestas deportivas se revalorizan de una manera increíble. Cada vez son más las personas que invierten en casas de apuesta, pero realmente es una estrategia complicada. “Ir a lo fácil” cuando hay Liga BBVA, Premier League, Bundesliga, Serie A… apenas da beneficio. Los resultados nacionales también son muy predecibles en las categorías absolutas e inferiores. La superioridad de unos países sobre otros es tan evidente que apenas se dobla el beneficio de cantidad apostada. Sí lo dobla, sin embargo, cuando la Liga Adelante, por ejemplo, entra en juego. Estas competiciones para las que mucha gente solo mira en caso de último recurso.

Una semana en la que las Apuestas del Estado, como la Quiniela, sitúan en el principal foco a las categorías de plata y de bronce.

¿Consigue esta situación captar seguidores? Aunque no sean partidarios de seguir la Segunda División, muchas personas cambian de opinión en estos días de “vacío de Liga”.

Lo que implica el deporte: afición, ocio, modo de vida. Pero también cada vez más influye sobre otros factores del día a día. La desconexión total, es imposible.

Hace años, la finalidad era solo esa: espectáculo deportivo. O desde el otro lado, forma de vida a través de la competición. Si siempre se tiene en cuenta la fiscalidad o la política a través de la práctica deportiva y la Ley del Deporte, por ejemplo, tratando temas como la estructura económica de los clubes de fútbol o de baloncesto como empresa y no como recurso de ocio.

La cantidad de dinero y el movimiento de intereses que mueven las apuestas es algo que, aunque ocupa un lugar secundario, tiene una importancia superior a la que creemos. Además del desconocimiento de la legalidad del juego y las consecuencias que acarrea. ¿Cuántos jugadores profesionales apuestan en su misma liga? O incluso, en su mismo partido. Demasiados. Una ilegalidad clara que se omite y se pasa por alto.

Analizan los amaños de partidos en el tema de las puntuaciones, permanencias, ascensos y otras primas. Pero muchas veces es el juego, no deportivo precisamente, quien maneja estas acciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario