sábado, 21 de septiembre de 2013

Ventajas de jugar en Segunda

DXT, sábado 21 de septiembre 2013

Ventajas de jugar en Segunda

La semana pasada, el Real Madrid blindaba a Cristiano Ronaldo con un contrato de cifras incalculables, convirtiéndole así en el futbolista mejor pagado del mundo. Aunque este aseguró que para él el dinero no iba a ser un problema (sí, seguramente no tenga ni hipoteca como para pensar en ella, al igual que el resto de los españoles…) pero aún bajando a la mitad la cantidad de su ficha, el valor sigue siendo estratosférico. Así es como funciona la Liga BBVA. Con unos desequilibrios increíbles, que enfrentan a equipos con presupuesto más limitado como el Granada o el Elche con un equipo más que de fútbol, de venta de merchandising y ropa deportiva, y cuyo valor es tanto como muchos de sus rivales juntos. Nadie trabaja gratis, pero ¿no debería haber unos límites en estos casos? Tal vez por eso la Segunda División comienza a ganar puntos. Sigue siendo una categoría profesional dirigida por la Liga de Fútbol Profesional, y a pesar de que intentan volvernos locos a todos con condiciones, cláusulas, transformaciones de forma jurídica, reglamentos internos, etc, mantiene un poco más el tema principal: el fútbol. Alrededor de él debe de girar toda la estructura, y no alrededor de los despachos donde los talonarios están plagados de ceros.

Aunque aquí, en la Liga Adelante, los dos grandes también tienen su influencia, es mucho más moderada. Sus filiales están más limitados. Como en todo, siempre habrá mejores y peores, pero las diferencias dejan de ser abismales aún enfrentándose los polos más opuestos. Una competición más uniforme, donde no por ser de menor categoría pierde calidad. Y lo mejor: deja a un lado el teatro mediático. Juegan los futbolistas y no los modelos que trabajan más para firmas de cosmética o ropa que para su propio club. Los 90 minutos se juegan y no se interpreta la película del fin de semana donde se busca el primer plano en prensa. En el fondo, va a ser una ventaja pertenecer a la Liga Adelante. Poder jugar y mantener un discreto segundo plano donde quienes tengan que opinar sean los coruñeses y los deportivistas y no revuele la información tergiversada por todo el país poniéndonos en boca de todos y cada cual intentando echar más tierra encima. Porque dicen que la envidia es el deporte universal, pero empiezo a dudar que el “hablar sin saber” le esté quitando el puesto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario