domingo, 7 de julio de 2013

Todo o nada

DXT, sábado 6 de julio 2013

TODO O NADA

Imposible desconectar en vacaciones. Las informaciones que van saliendo referentes al proceso concursal del Deportivo son cada vez más delicadas. La cuenta atrás ya es una realidad. Tras toques de atención y avisos varios, a los que no se les prestó mayor importancia, la notificación escrita ya tiene fecha definitiva. Quince días, ese es el plazo que se ha dado de margen para llegar a acuerdos con los acreedores y evitar la tan temida liquidación de la sociedad.

Todo el trabajo se acumula, ya no solo en lo económico, sino en la composición del equipo de cara a la próxima temporada. La plantilla no está definida y con la delicada situación cualquier intento de fichar se hace más lento al tener que depender de la Administración Concursal. Marcar las salidas para poder obtener liquidez y trabajar teniendo en cuenta hasta el último céntimo en cada fichaje. Cualquier acción que conlleve un movimiento económico tiene que ser, como es normal, analizado y estudiado el milímetro.


¿Va a desaparecer el club? Es algo difícil de asimilar. Coruña ha crecido como ciudad en los últimos años. El turismo aumentó notablemente y el área empresarial también, tiene vida por sí sola. Pero en la práctica, la ciudad también vive del Deportivo. Riazor y todo lo que le rodea. 
El estadio guarda miles de historias y de anécdotas en cada uno de sus asientos, por los que cayeron lágrimas de tristeza en los descensos pero también de emoción en ascensos y otros grandes momentos de la historia del club. Aquí no hay una separación como en Valencia, Madrid o Sevilla, donde hay varios equipos que se reparten el cariño de la afición y los rincones de la ciudad. Aquí todo el fútbol se rige por el mismo color, salvo excepciones. Coruña, futbolísticamente, fue, es y será blanquiazul. El Deportivo no puede liquidarse y aunque haya que prescindir de la actual directiva, se busca solución de cualquier manera. 

Hasta ahora la opción era esperar, ver qué pasaba, callar… Pero en el momento que se le ven las orejas al lobo es cuando hay que reaccionar, aunque ya tarde, con poco margen de maniobra para realizar según qué cosas. El tiempo es limitado. Ahora el movimiento de acciones y las propuestas a la presidencia ahora son reales. 
Poca gente se planteaba antes plantarle cara a Lendoiro para presidir el Real Club Deportivo, pero ya no. Empiezan a salir a la luz cosas que hasta ahora eran impensables. Los coruñeses, los de verdad, de toda la vida, no van a permitir que el equipo de siempre desaparezca y da igual cual sea la forma de evitarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario