sábado, 29 de junio de 2013

Partido de riesgo

DXT, sábado 29 de junio 2013

Partido de riesgo

Los partidos de fútbol son considerados el espectáculo deportivo que genera más repercusión. Por esta razón, es normal que en ocasiones haya una cierta tensión generada por el enfrentamiento ya no sólo de once contra once, sino de unos colores, unos valores y una afición.

La seguridad es algo importante, pero lamentablemente hay ocasiones en las que hay que reforzarla, no porque la situación de manera natural lo requiera, sino porque la organización fuerza a que así sea. Esa será la parte más importante del desplazamiento del Fabril a Málaga: la seguridad. Avisada quedó la plantilla deportivista al final del partido de ida. Esta tarde, a partir de las 20h disputará el último de los seis partidos que pueden llevar al equipo a Segunda División B.

Si el partido en Riazor estuvo marcado por polémica, la vuelta, y en su casa, no va a ser menos. Es por eso que el Deportivo ha solicitado protección policial para el filial desde que lleguen a Andalucía hasta que se abandonen la comunidad. También un Delegado Federativo a la RFEF. Cualquier medida será poca para un partido que ya de antemano se está calentando.

Por si fuese poco, el CD El Palo va a aprovechar su condición de local para manejar a su antojo la situación. No asistirán medios de comunicación gallegos. No hay aforo… ¿Quién se cree eso? Podríamos entender que limitasen la cesión de entradas a la afición visitante, pero estamos hablando de profesionales que deben realizar su trabajo en las condiciones más favorables posibles. Por la situación que estamos viendo, la profesionalidad brilla, pero por su ausencia.

A través de las redes sociales del club malagueño difunden a la afición todos los comentarios y quejas que llegan desde Coruña. Con el único fin de preparar un ambiente tenso que intimide a los jugadores del Deportivo. Esto es una estrategia muy habitual cuando duele perder… pero contra un filial, donde normalmente la media de edad es bastante inferior a cualquier otro equipo de Segunda B o Tercera. Si en el juego no ganan, utilizarán algo en lo que sí lo hagan: la experiencia, la intimidación y las agresiones.

 La información y los incidentes que han sucedido en Riazor el pasado domingo son un arma de doble filo, porque cada uno lo maneja como quiere. Siempre digo que no se puede opinar de algo sin tener toda la información previa y por distintas fuentes. En este caso, omiten la primera parte: las quejas (lógicas y coherentes) se deben a que se han negado las acreditaciones a periodistas coruñeses y gallegos. Pero también saben dosificar qué contar a sus seguidores para poner todo de su lado. Falta de profesionalidad, falta de objetividad.


Y los peor parados, los jugadores del Fabril, que viajan con la ilusión de hacer un buen partido para subir de categoría y tener así menos distancia con el primer equipo, donde se encontrará su objetivo más inmediato y más sabiendo que Fernando Vázquez acudirá a Málaga a presenciar el partido. Ojalá las medidas de seguridad sirvan para algo y nadie salga perjudicado de la mala gestión de información y profesionalidad de nuestros rivales. Mejor prevenir que curar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario