jueves, 11 de abril de 2013

La rápida escalada del fútbol sala en España


La rápida escalada del fútbol sala en España. 


El fútbol sala ha crecido en nuestro país en los últimos 20 años llegando a ser un referente a nivel mundial

Estamos en un momento en el que el fútbol sala está acaparando un importante protagonismo en nuestro país. Parte de la culpa la tiene la Selección Española, ganadora de dos Mundiales y seis Campeonatos de Europa. El último de ellos logrado este año ante Rusia, donde por cuarta vez consecutiva, España revalidaba su título de campeona.

Esta selección tiene muchos títulos en proporción a su corta existencia. Desde su creación, hace 25 años, ha ido creciendo poco a poco, tomando forma y dejando a España en un lugar privilegiado a nivel mundial.
Pero no sólo es la Selección la que ha avanzado a pasos agigantados. El fútbol sala es un deporte reciente. Su nacimiento fue algo casual, ya que se creó por necesidad y tomando reglas de otros deportes. El origen se remonta a 1930. Comenzó en Montevideo, cuando llegó la obsesión del fútbol en Sudamérica y el “fenómeno fan”. Al no haber suficientes campos para jugar al aire libre, se comenzó a jugar en las canchas de baloncesto, aprovechando algunas de las líneas de su pista y marcando las porterías en la pared a modo improvisado. Poco a poco se fueron creando unas reglas de juego que tomaron su base en otros deportes. El tamaño de la pista fue la aportación que se adquirió del baloncesto, mientras que el tamaño de las porterías, notablemente inferior al del fútbol de campo grande, fue aportación del balonmano, así como el uso de un balón de poco rebote y menor tamaño que el fútbol. Desde Uruguay, centro de origen, comenzó a extenderse por el resto de América del Sur, y se conocía como “fútbol de salón”.
Fue en la década de los 80 cuando este deporte llegó a Europa.

Desde la FIFA se observó su evolución, y vieron el crecimiento que el fútbol de salón estaba teniendo. Pensando en las ventajas y en los beneficios económicos que podrían obtener a corto-medio plazo, decidieron buscar la forma de poder incorporarlo a la organización estructural de la FIFA, trabajando conjuntamente con la FIFUSA (Federación Internacional de Fútbol Sala).

Los cambios organizativos mundiales comenzaron con la sustitución de la FIFUSA por la AMF (Asociación Mundial de Futsal), en el año 2000. El motivo del cambio fue la falta de coordinación entre las asociaciones y los miembros. Aún así, la AMF mantuvo la mayoría de los componentes, y siguió con las mismas líneas de actuación que la antigua FIFUSA.
En España, la década de los 80 fue crucial para la implantación del fútbol sala. Al principio, apenas era conocido. Era un deporte mal visto, que se caracterizaba por tener entre los únicos aficionados en las gradas a las mujeres y familiares de los que lo practicaban, ya que no atraía seguidores. Socialmente de modo peyorativo, se le llamó “fútbol de empresas” puesto que los equipos participantes eran empresas de ámbitos geográficos cercanos que se enfrentaban entre sí en alguna pista cercana al centro de trabajo. Poco a poco, se fue regularizando gracias al interés que puso la Federación Española de Fútbol, que acogió el nuevo deporte en su sistema organizativo. Creó una comisión de fútbol sala que era dependiente de la RFEF, pero que poco a poco fue tomando independencia hasta llegar a ser el actual Comité Nacional de Fútbol Sala. El actual comité declina casi todo el peso de organización en la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Este organismo se fundó en 1989 y en él están integradas las ligas profesionales de nuestro país (primera y segunda). A partir de Segunda “B” la organización corre a cargo de la Real Federación Española de Fútbol. Además de las Ligas, la LNFS también organiza la Copa del Rey y la Copa de España.

La LNFS es ahora un organismo independiente, que controla y organiza las principales Ligas de fútbol sala de nuestro país

Durante sus 23 años de vida, la LNFS ha sufrido muchos cambios y ha tenido muchas prioridades dentro de sus líneas de trabajo. En la actualidad, su estructura organizativa es de las mejores del mundo, así como las dos Ligas que la componen. Su calidad y organización es punto de referencia a nivel mundial. Uno de los mayores logros que han conseguido en un tiempo menor al esperado, es la total profesionalización de este deporte, y la supresión de su mala fama.

Durante sus primeros años, la LNFS tuvo un papel clave. Su función fue crear una estructura sólida, que permitiese crear una Liga competitiva y estable. Para ello, era necesario crear unas bases de acceso para los equipos participantes, marcar unas reglas claramente definidas y crear grupos según el reparto geográfico.
Javier Lozano es el presidente desde 2009, y desde este año está intentando modificar pequeños detalles que consigan la total profesionalización del fútbol sala, tanto en las infraestructuras como en la financiación. Se está intentando crear una red de formación que al igual que el fútbol de campo, viene marcada desde abajo, con fútbol base y unas categorías inferiores de calidad.

El fútbol sala, a pesar de estar en continua evolución, se encuentra en un momento difícil en comparación con los últimos años. Hace apenas unas semanas, la crisis económica dejó su primera víctima: el Benicarló, equipo de la Primera Liga de nuestro país, perteneciente a la provincia de Castellón. Desapareció principalmente por falta de liquidez, lo que conllevó a una desmotivación de los jugadores, socios y resto de personas ligadas al equipo. Esto y la inexistencia de recursos para salir adelante, conllevó que desapareciese por completo. En la misma provincia, el Playas de Castellón, también de la Primera Liga, se encuentra en una situación delicada y están luchando por salir del hoyo y no acabar de la misma forma que sus vecinos. A nivel individual, un jugador de fútbol sala, aún siendo de Primera, no tiene la suerte de poder vivir solo de ello, como tal vez en fútbol grande puede hacerlo un jugador de Tercera. La mayoría, compatibilizan su vida laboral con su vida deportiva. Salvo excepciones (ElPozo, InterMovistar…) pocos pueden permitirse vivir solo del sueldo del equipo ya que es un deporte que no mueve mucho dinero. La mayor inyección económica llega por parte de los patrocinadores y también de las televisiones, que en los últimos años han puesto la confianza en este deporte que se empieza a consolidar gracias a una Selección que gana título tras título. 


Proyecto Fin de Máster 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario