sábado, 20 de abril de 2013

Fernando Vázquez


DXT, sábado 20 de abril 2013

Fernando Vázquez

Soy un témpano de hielo en lo que a emociones deportivas se refiere. Ni celebraciones efusivas, ni lloreras desesperadas. Por primera vez, o al menos, primera vez que mi memoria recuerde, un vídeo ha conseguido sacarme alguna lagrimilla y contagiarme toda la emoción.

El pasado jueves en un pequeño rato de descanso entre trabajo, decidí dar un repaso de actualidad y ver vídeos de Fernando Vázquez durante el partido del Levante. Sorprendida de mi propia reacción, de ver cómo realmente sentía las palabras que no salían de su boca, sino de su corazón: “Sí se puede” y tras ello, saltar a la grada a fundirse en abrazos con los aficionados que viajaron a Valencia. El nervio en estado puro. Persona, de esas que sienten y hacen sentir. Que cree y hace creer. Y lo mejor: es contagioso. Él ya da por hecho que el Depor está y seguirá en Primera.

Utilidad en la base, dejando fuera a Evaldo y ganándose así la opinión de toda la afición. Creyó en Nelson Oliveira y parece que va abriéndole el camino que debe seguir para que llegue de él lo que se espera, aunque poco a poco, porque apunta a no estar al 100% para el domingo. Prudente a la vez, poco a poco va dando vida y se ha ganado merecidamente la continuidad que ya se ha dicho que tendrá aún en caso de descender. No sólo hacía falta oxígeno, era necesario un proceso de recuperación anímica. Un ánimo que tocó fondo cuando Domingos Paciencia abandonó el reto dándolo por imposible y posteriormente comentó cosas fuera de lugar en Portugal. ¿Cómo un equipo va a confiar en sí mismo si su entrenador es el primero que no lo hace? Fernando Vázquez ha dado con el punto básico y sobre el que hacer girar todo lo demás. Ahora mismo ya sólo hay que mirar hacia arriba y dejar la calculadora en casa, porque se ha subido al siguiente escalón: no depender de nadie. Y eso sin duda da un toque más de motivación.

El Athletic es el siguiente reto a la vista. Un Athletic que tampoco llega en su mejor momento de la temporada, con problemática ajena al terreno deportivo y que lleva golpeando desde principio de curso con la no salida de Llorente y la reciente noticia que sitúa a Amorebieta lejos de Bilbao. Con dos de sus pilares en el punto de mira, aunque este último tocado por lesión, Bielsa no tiene ningún tipo de problema en sentarlos en el banquillo a modo de castigo, aunque su posición en la tabla, no mucho mejor que la de casa, le deja poco margen de actuación. Aunque vienen de perder en casa, recuperan jugadores tras ciclo de amarillas y vienen a por todas. Que se olviden. Sí se puede y lo más importante, sí se quiere.



No hay comentarios:

Publicar un comentario