miércoles, 27 de marzo de 2013

Márketing deportivo: "Patrocinios y Apoyos"


Marketing deportivo: “Patrocinio deportivo vs Apoyos”

Ambos son dos de los métodos de venta más utilizados y en el sector del márketing deportivo cada vez cogen más fuerza. En España el deporte está en un momento que alcanza la cumbre y por ello crecen las firmas y marcas que utilizan a equipos deportivos o deportistas de alto nivel como protagonista de sus campañas publicitarias.

A menudo se generaliza todo bajo el término “patrocinio”, pero debemos distinguir entre dos conceptos similares pero distintos: el patrocinio y los apoyos.

Los dos forman parte de una campaña de comunicación que busca unir ambas imágenes. Se está reclamando mucho la imagen de deportistas profesionales porque ofrecen una imagen de salud, vida sana, superación, constancia, juventud… y eso se acerca al cliente potencial que pretenden atraer.

Cuando un deportista utiliza su fama o su repercusión mediática para ayudar a una empresa a vender sus productos o mejorar su imagen, se trata de un apoyo. Su imagen aparece ligada a la marca en anuncios o en eventos, donde recomienda su uso.



Por ejemplo, Rudy Fernández con Eukanuba realizaría un apoyo publicitario y no un patrocinio.
Sin embargo, el patrocinio se da cuando un deportista o un club utilizan otra empresa para apoyar su imagen. Suele ser la entidad deportiva quien busca a la empresa. En este caso es la empresa quien respalda a la entidad y no al revés como el caso anterior.

 

El patrocinio ofrece beneficios bilaterales. La empresa accede a un nuevo mercado a través del mercado de clientes o aficionados del club, obtiene una imagen ligada con el deporte (siempre suele ser beneficiosa), amplía su red de contactos y recibe publicidad de manera indirecta.

La entidad deportiva recibe de la empresa una cantidad económica o accede a utilizar de manera gratuita o con un precio bajo los bienes que la empresa produce.

Un caso de patrocinio importante es el de la firma alemana Audi con el Real Madrid.



En las dos situaciones, la empresa busca una inversión rentable, con deportes que cuentan con una gran audiencia y una difusión mediática a nivel nacional e incluso internacional.
Otro ejemplo importante es el de Red Bull, que desembolsa más de 300 millones de dólares al año en patrocinios. Muchas veces se relaciona a la empresa con el deporte en vez de su producto principal: las bebidas energéticas. Patrocina infinidad de eventos deportivos (de riesgo) y arriesga en actividades que causarán un posicionamiento elevado a nivel mundial, como el salto de Felix Baumgartner, emitido en directo en los cinco continentes.


Pero también existen patrocinios que resultan por no ser beneficiosos. El último, Óscar Pistorius y Nike bajo la campaña de "Yo soy la bala en la recámara". El atleta, que mató a su novia, tenía un contrato con la firma deportiva desde 2007. Nike decidió romper las relaciones de patrocinio tras el asesinato del que se le acusa, evitando así que se asocien estos hechos con la marca, al igual que otro de sus patrocinadores, M-Net Movies, mientras que las otras empresas con las que mantiene relaciones de márketing e imagen estudian la situación. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario