jueves, 14 de febrero de 2013

La importancia del Protocolo Deportivo



Para mucha gente, el Protocolo es simplemente saber cómo sentar a las personas en un acto. Por este motivo, erróneamente aplican el Protocolo en el ámbito deportivo a ubicar distintas personalidades en un Palco de un estadio, o en confirmar la lista de invitados.

El protocolo deportivo va mucho más allá de eso. Es algo que requiere mucho más trabajo del que se aparenta. Como tal, se define como “conjunto de normas para organizar cualquier acto de ámbito público o privado”. Cuenta con unos objetivos generales pero cada sector (empresarial, real, social, deportivo…) tiene sus objetivos específicos que son de necesario cumplimiento para el beneficio de todos.

El protocolo comienza mucho antes del evento. Desde la idea de crear el mismo hasta su solicitud formal, donde se realiza el preproyecto que se ha de presentar para competir en la candidatura. En caso de la adjudicación, la concesión de permisos, licencias, seguros, las contrataciones de seguridad, instalaciones, programa temporal, análisis económico… Y el post evento para saber qué grado de satisfacción se ha obtenido del mismo y poder analizar errores para que en su próxima edición sean subsanados.

¿Qué cantidad de horas requiere la organización de unos Juegos Olímpicos? Esto es el acto más importante en cuanto a envergadura y movimiento de países en el mundo del deporte. Implica el trabajo de muchos profesionales de distintos sectores. El experto en protocolo debe coordinar cada uno de los pequeños actos que componen los Juegos.

Muchos clubes o entidades deportivas son conscientes de la importancia de esto y disponen de su propio gabinete de protocolo que sirven de gran ayuda a la hora de organizar cualquier acto o asesorar a sus jugadores o empleados cuando tienen que acudir a uno. Poca gente se habrá fijado, en detalles como omitir el “dress code” en Galas de Premios o cuando David Villa subió a recoger un premio con el FC Barcelona al Palco Presidencial comiendo chicle. Son pequeños detalles que saltan a la vista si analizamos el protocolo de los actos deportivos más comunes.


Cada partido de fútbol, cada ceremonia de apertura, cada convocatoria de prensa, entregas de premios… todo tiene su protocolo. Desde el saludo entre capitanes y árbitros hasta las precedencias de las autoridades.

La normativa por la que se rige es el Real Decreto 2099/83. Aunque se cree que esto es solo para Administraciones Públicas, cada vez más otros sectores necesitan valerse de él y aplicar sus líneas para un correcto desarrollo de los actos.

Una de las claves del Protocolo es saber anticiparse a los imprevistos. La rapidez de disponer de un “Plan B” y controlar que nada falle. Esto consiste en evitar el efecto dominó. ¿Qué efecto da una conferencia donde un importante ponente ofrece una explicación a una sala vacía? ¿Qué pasa si por culpa de un fallo de conexión de un micrófono, hay que aplazar una hora el comienzo del evento?  Aunque no es necesario que todo el mundo lo conozca, sí lo es saber de su necesidad, ya que muchas actividades no podrían celebrarse correctamente de no ser por la organización que el Protocolo aporta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario