martes, 8 de enero de 2013

Golf: el deporte olvidado

El debate no cesa. El golf se presenta en muchas discusiones sociales como su consideración o no como deporte. Existe un gran número de personas que lo ve como una actividad que no se puede considerar física. Otras versiones lo tildan de una actividad que reduce el estrés. Culpa de ello la tiene la repercusión que crea, por ejemplo en Estados Unidos, los pequeños torneos entre políticos. La publicidad no siempre tira hacia el lado que interesa. A veces, se enfoca más el hecho de que un Presidente deje la Casa Blanca para disputar un partido de golf que la celebración de un torneo mundial donde participan cientos de golfistas federados y profesionales, que tienen el golf como su deporte prioritario. Porque sí, es un deporte como cualquier otro.


El hecho de que se desarrolle en grandes espacios requiere un movimiento por el campo, que ejercita el sistema aeróbico. Si bien no es un deporte que se caracterice por un gran esfuerzo físico, tonifica prácticamente todos los músculos del cuerpo, ya que los movimientos que exige son muy completos, sobre todo en espalda, brazos y capacidad torácica. La concentración es uno de los puntos que requiere un buen estado no sólo físico, sino mental, lo que refuerza el sistema nervioso y la capacidad de coordinación. Uno de los puntos clave del deporte es mejorar el rendimiento físico y el bienestar mental. El golf lo consigue, aunque no todo el mundo lo vea así. 


Muchas veces se ha clasificado el golf como deporte secundario. Su práctica no es tan sencilla como otros que requieren menor gasto en infraestructura o una no dependencia climatológica por no ser al aire libre.


Con el paso del tiempo, el golf crece no solo como deporte, sino como recurso económico en el sector turístico. Tal vez por ello es que se asocia a este último y no al primero. 



España es el segundo país receptor de turismo de golf. Andalucía es la comunidad estrella en recepción de turismo de golf. Si bien localiza en su ámbito el 28% de los campos españoles, mueve unos 400 millones de euros anuales. Las Islas Canarias y Baleares y la Comunidad Valenciana continúan esta enumeración. El clima de estas comunidades se presta a la práctica del golf, ya que a lo largo del año las temperaturas son suaves y no presentan precipitaciones intensas. 



El turismo de golf no es estacional. Esto quiere decir que las temporadas de golf no van necesariamente ligadas a la temporada turística, sino que se centra en primavera y en otoño. 



El perfil del jugador de golf suele englobarse dentro del perfil de turista y no de deportista. El gasto medio diario supera los 150 euros, por eso se considera un deporte que requiere un alto nivel adquisitivo. Los desplazamientos a campos de golf de calidad implican una estancia en un alojamiento turístico. La estancia media es de siete días y en hoteles de cuatro y cinco estrellas. Por eso, el sector turístico es el más beneficiado. La mezcla de su naturaleza social y turística en ocasiones eclipsa a su naturaleza deportiva. 



Según datos de 2010, la Federación Española de Golf tiene la capacidad de generar un 94,99% de recursos propios, a pesar de ser de las que menos subvenciones percibe. Para comparar, iguala casi a la de Fútbol, que genera 96,98%, teniendo en cuenta que ésta tiene muchas más ayudas económicas europeas y estatales que la anterior. 



A pesar de ser un deporte de los que más dinero mueve, es un gran desconocido. Es el tercer deporte con mayor número de federados. De ellos, más del 85% son mayores de 18 años. Este dato es alarmante en cuanto a la potenciación del deporte base, donde tiene que competir con otros deportes de mayor masificación y donde, lamentablemente, pierde la batalla. 



Como deporte olímpico, tuvo su centro de importancia en los Juegos Olímpicos de 1900, donde además, fue una de las dos disciplinas donde por primera vez se permitió la participación de la mujer. Pero desde esta misma década, dejó de ser deporte olímpico. En la actualidad, se sigue con los procedimientos para que el COI vuelva a readmitirlo como olímpico y aparecerá en el programa de los próximos Juegos. 






Proyecto Fin de Máster. 2011-2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario