domingo, 13 de enero de 2013

Entrevista a Vero Boquete

Vero Boquete está todavía en auge. Su formación como deportista podemos decir que acaba de empezar, ya que todavía le queda mucho por delante. Es considerada un referente del fútbol femenino gallego y español, pero sus avances lamentablemente, hay que verlos lejos de este territorio. Vero triunfa en Suecia, después de haberlo hecho en la Superliga española, la Liga Rusa y la Woman's Professional Soccer, de Estados Unidos, probablemente la mejor Liga de fútbol femenino.

Se reivindica con su trabajo y los éxitos le llegan en forma de premios, como el MVP, que se le entrega a la mejor jugadora de la liga sueca.

A la vista está que el deporte femenino está por debajo en España. ¿Crees que se está consiguiendo el objetivo de igualarlo con el masculino? 

Si nos basamos en los éxitos deportivos no hay ninguna duda de que estamos a un gran nivel, pero por desgracia, la igualdad no depende de eso. Seguimos varios escalones por debajo, y no solo en lo económico que en muchas veces es en lo primero que la gente se fija, sino en repercusión, en espacio en los medios, en reconocimiento por parte de la sociedad, en respeto... 

Has estado en varios países dedicándote profesionalmente al fútbol, tal vez, porque aquí es más complicado. ¿Cómo se ve que este deporte esté practicado por mujeres en otros lugares fuera de España? 

En lo que a mí y mi deporte se refiere, en USA el fútbol es el deporte más practicado por las mujeres, en Suecia tienen una buena liga profesional y todo lo que ello conlleva, en Rusia el deporte siempre ha sido fundamental y tienen mucho apoyo institucional... estas son algunas de las diferencias. Pero además, hablando ya en general, la cultura deportiva es muy diferente, en estos países y en muchos otros es algo fundamental y por lo que adquieres un gran reconocimiento y sobre todo respeto, esa es la palabra clave y lo primero que debemos conseguir en nuestro país, que se respete nuestro deporte y a nosotras mismas. 

Siendo mujer es más difícil obtener el éxito en un juego considerado de hombres, y ahora, te has convertido en la futbolista más representativa de nuestro país y de Europa. Cuando empezaste, ¿creías que esto iba a ser posible?

Cuando empecé no sabía ni qué opciones había, hasta donde era posible llegar, no tenía referencias ni información. Jugaba y solo pensaba en pasarlo bien, en disfrutar de esto, en ser mejor y mejor... Pero poco a poco las posibilidades llegaron y las puertas se fueron abriendo. Me di cuenta de que podía llegar a ser profesional y tenía claro que eso era lo que quería, costase lo que costase. Ahora la situación ha cambiado un poco y las que empiezan ya tienen referentes, ¡referentes femeninos! Saben que tienen opciones, que hay futuro... y eso tiene que ser una gran motivación y un empujón para esforzarse al máximo. 

Antes estaba muy mal visto que una chica jugase al fútbol. E impensable que lo hiciese de manera profesional. ¿Consideras que esta creencia se mantiene o que es una mentalidad ya pasada? 

Ojalá pudiese decir convencida que ya es pasado, pero sinceramente, no lo creo. Sí es cierto que ha cambiado mucho, ahora es mucho más frecuente ver a chicas jugando al fútbol y cada vez son más, antes eran casos aislados. Eso hace que sea mucho más "normal", que la gente se esté habituando y que se acaben con muchos comentarios o estereotipos. Además la sociedad está cambiando, porque la educación cambia... pero todavía nos queda un largo camino. 

¿Decisión difícil la de abandonar tu casa para dedicarte a lo que te gusta?

Fue una de las decisiones más difíciles de mi vida, pero era inevitable tomarla. Siempre me he movido por ambición deportiva, y había llegado al máximo en Galicia, si quería seguir creciendo y compitiendo en el máximo nivel tenía que irme. Ellos me apoyaron y están ahí siempre... eso lo hace más fácil, pero no quita que se eche de menos el estar en casa. Ahora ya estoy acostumbrada a estar lejos, ya da igual la distancia o el país... lo bueno es volver y sentir como si no me hubiese ido nunca.

Has trabajado muchas veces con Pili Neira, defensora del deporte femenino y que intenta potenciarlo en Galicia. ¿Qué puedes decir de ella y de su trabajo por defender los derechos deportivos de la mujer?

Una de las frases que más uso es la de que "Lo que no hagamos nosotras no vendrá nadie a hacerlo", es fundamental tener a mujeres comprometidas con nuestra defensa, y ella sin duda es una de ellas. Lo ha vivido y lo sigue viviendo, sabe que somos nosotras las que tenemos que llamar y abrir puertas, no es una tarea fácil y no se valora como merece pero es la única forma. Yo aprovecho para seguir animándola y darle las gracias por su esfuerzo y dedicación. 




Proyecto Fin de Máster. 2011-2012 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario