domingo, 6 de enero de 2013

El duelo de la portería blanca


Casillas, de nuevo suplente

La incógnita que dejó el último partido del Real Madrid antes de las vacaciones de Navidad era si con la llegada del nuevo año, Iker Casillas volvería a ver el partido desde fuera.

El que siempre fue uno de los intocables para cualquier entrenador del equipo blanco, dejó su sitio al canterano Adán, que según José Mourinho, se encuentra en mejor forma que él.

Curiosamente, esta decisión sale a la luz casi al mismo tiempo que la Federación de Historia y Estadística del Fútbol, la IFFHS, lo ha nombrado por quinto año consecutivo mejor portero del mundo, superando con creces a sus perseguidores por el premio: Buffon, Cech y Neuer. En años anteriores, también ocupó el top 5. Esto sumado a la titularidad casi permanente en la Selección Española le sitúan como mejor portero de nuestro país.

Sus compañeros, conocedores de las actitudes de su técnico a modo de castigo si se habla fuera de lugar, se mantienen al margen de dicha polémica, pero tampoco entienden este drástico cambio de titularidad en la portería madridista.

Los rumores de la mala relación de Mourinho con algunos de sus jugadores vienen de atrás. Por ello se especuló que la relación con Casillas no fuese del todo correcta y por eso decidiese que Adán ocupase su lugar. Para no reavivar la polémica de nuevo, la razón esta vez es que Iker tendrá que ocuparse de la portería en el siguiente partido de Copa del Rey.

Si es Antonio Adán o Iker Casillas el más indicado para saltar en el once inicial es algo que el público y la afición no lo puede juzgar, puesto que no han disputado los mismos partidos. Por eso, hay que reservar el beneficio de la duda en cuanto a cuestiones técnicas. La situación se tilda de problemática por el papel que Casillas juega en el club blanco: canterano, emblemático, y titular indiscutible desde hace varias temporadas en la Roja y en el Real Madrid. Un portero que se prepara diariamente y disputa partidos de entrenamiento, como es el caso de Adán, puede estar igualmente preparado para ser titular en un partido oficial. El hecho de no serlo habitualmente no hace que su calidad o estado físico sea inferior.

De no ser por el carácter mediático de la situación, sacada del dibujo técnico de juego y trasladada al jugador de manera personal, todos los fines de semana habría debate de por qué hay más de una decena jugadores no titulares en cada partido de Liga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario