domingo, 16 de diciembre de 2012

El fin del mundo


DXT, sábado 15 de diciembre 2012 

El fin del mundo

Menos de una semana queda para el supuesto fin del mundo que predice el calendario de la cultura maya. Tal vez sea esta la razón por la cual los planetas se han alineado y las meigas han decidido viajar al norte de Portugal para cumplir imposibles antes de que la humanidad llegue a su fin. Uno de ellos, el reinado absoluto del Celta de Vigo, durante al menos una semana.

Real Madrid… ¿por qué no ganas cuando tienes que ganar? Por suerte, no todo fue malo y solo hay que soportar la fiesta celeste. Esta vez no tocará aguantar el regocijo personal del egocéntrico Iago Aspas. Sí, el mismo que se autocalifica de perfecto delantero goleador y que utiliza el mal ajeno para omitir sus carencias. Esta vez no ha sido capaz de batir a la defensa blanca, jugando con la ventaja de hacerlo en casa, Balaídos. Un estadio que por cierto, acogió una gran entrada de espectadores, algo poco habitual últimamente.

Todos somos conscientes de que el Deportivo no pasa por su mejor momento. Esto es un motivo de celebración para los celtistas más aferrados, pero por una vez pueden celebrar algo suyo propio, dejando a un lado a los demás. No seré mala jugando con sus cartas y no me alegraré por sus desgracias. Hay que felicitarles por conseguir algo que hacía décadas que no conseguían. Desde 1941 no ganaban al Real Madrid en Copa del Rey en su propia ciudad. Sin embargo, el Depor siempre es capaz de hacer salir a los blancos sonrojados y cabizbajos de Riazor. La mejora de los celestes es más que evidente. Dejémosles disfrutar. Hasta el partido de vuelta tienen la opción de soñar, de sentirse mejores por superar a los grandes, a medias de suplentes.

La productividad goleadora del Madrid no apareció en Balaídos. Mourinho encomendó toda su confianza a su fiel discípulo Cristiano Ronaldo, que no pudo hacer más que recortar distancias en los últimos minutos sin conseguir la victoria. Ocasión especial para sacar el boli y empezar a escribir. Si los Reyes Magos cumplen los deseos de Florentino, su carta en forma de servilleta acompañada de talonario no tardará en llegar. Nunca negó su admiración por Falcao y su interés de moverlo desde el Manzanares a la Castellana, pero los 5 goles del pasado domingo hicieron que los ojos del Presidente brillasen más que nunca cuando pudo coincidir con él esta semana, aprovechando la excusa de la falta de goles en la Copa para hacer ver la necesidad de su contratación.

Fichajes aparte, el Celta supo aprovechar las carencias y sacar el fútbol que tenían olvidado. Su alegría durará poco si el Depor es capaz de ganar el lunes al Valladolid. Por muy duro que sea, la satisfacción de conseguir superar cada uno de los obstáculos a pesar del daño del rival, no es comparable con nada. No hay que pagar con la misma moneda, sino demostrar quién es mejor.

1 comentario: