sábado, 17 de noviembre de 2012

Al mal tiempo, buena cara



DXT, sábado 17 de noviembre 2012

Al mal tiempo, buena cara

Cuando estás hundiéndote, nunca llegas a ahogarte de todo. Cuando estás tocado, siempre habrá rivales que querrán verte abajo, más dolido que nunca y ver que todo suma negativamente. Por eso siempre hay algún motivo por el que seguir adelante, levantarte, coger fuerza y salir a flote con más entusiasmo que nunca.

Eso es lo que está sucediendo ahora mismo con el Deportivo. Una victoria en casa ante el Mallorca parecía que era la señal de que el equipo empezaba a levantar cabeza en puntos, pero el partido ante el Zaragoza empañó totalmente esta idea.

La presión por seguir en la categoría es la clave para poder mantener el proyecto de viabilidad del que tanto se está dudando pero a la vez en el que tanto se confía. Los resultados no ayudan, por ahora. Quedan meses por delante para avanzar aunque sea lentamente. Pero, ¿es todo tan malo?

La afición y el sentimiento deportivista es envidiable. Han demostrado, a diferencia de otras muchas aficiones, dar apoyo sobre todo en los momentos más bajos cuando más se necesita. El calor de cada uno de los incondicionales es ahora más intenso que nunca.

Una valoración externa y punto de subida de ánimo es la valoración de los premios de la Liga de Fútbol Profesional. El pasado martes (con tantas jornadas de Liga que están ampliando, pocos días restan para este tipo de actos) se reconoció el trabajo de jugadores y entrenadores en referencia a la pasada temporada.
El valor de estos premios aparece si se tiene en cuenta que los que lo eligen son los que disputan ambas categorías. El mejor en su posición, por entrenadores y equipo técnico. Mejor jugador y mejor entrenador, por técnicos y futbolistas. En cuatro de las categorías individuales se puede ver el color blanquiazul.

Al mismo nivel que Messi, premiado por su temporada en Primera, está Valerón. Referencia del deportivismo en los últimos años, reconocido como mejor jugador de la Liga Adelante. Hay que tener en cuenta que llevamos varias temporadas viendo cómo ha mejorado la calidad en esta categoría, donde empiezan a despuntar muchas promesas del fútbol español y que poco a poco se asientan para sustituir a los grandes. Destacable que a la hora de premiar, primen frente a la novedad y agilidad valores como la habilidad y la veteranía, además de la entrega.

Además de Aranzubía y Guardado, el premio a Oltra como mejor entrenador de la categoría aparece en un momento en el que posiblemente, las dudas acerca de su trabajo, sus elecciones y sus sistemas estén más cuestionados que nunca.

Si se ha podido estar arriba hace escasos seis meses, ¿por qué no ahora? No se vive celebrando victorias, sino superando derrotas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario