domingo, 28 de octubre de 2012

No será fácil


DXT, Sábado 27 de octubre 2012

No será fácil


Después de dos meses desde el comienzo de Liga, ya llegó la jornada nueve. Segundo día de la jornada nueve. Más de uno seguramente, esperaba con más entusiasmo esta fecha que las pasadas jornadas donde recientemente el Depor se enfrentó a Real Madrid y Barcelona. El derbi es algo que siempre se espera con ganas, y más cuando vuelve a ser un derbi de Primera, con todo lo que ello conlleva. El contexto, la situación y la valoración que el equipo que gane haga de los tres puntos es totalmente diferente. En Segunda sin embargo, el partido contaba con más consistencia desde el punto de vista de que era un enfrentamiento directo entre dos de los mejores de la categoría, ambos candidatos (y finalmente elegidos) para dejar la división de plata y volver a Primera. Aquí, simplemente es un partido importante por la transcendencia y tradición que el encuentro marca en Galicia. A la hora de sumar, es un partido más. Contando además con la ventaja de que el horario marcado finalmente, sea de sábado por la tarde. Aparentemente, franja horaria disponible para que el partido no sólo disponga de una gran entrada de público (considerando el vacío habitual de Balaídos, esto será notable, tipo caso Alavés – Barça próximamente en Copa, donde de 7000 aficionados de repente aparecen 20000). Además de ello, la difusión televisiva al tratarse de un partido que no sea de canal de pago.

Otro punto de diferencia entre el año pasado y éste, es la prudencia del personaje de turno. Si el año pasado, la polémica previa fue creada por los siempre acertados comentarios de Iago Aspas, parece que esta vez, visto lo visto en las anteriores ocasiones, ha decidido quedarse calladito. Parece que, en este sentido, la madurez ha llegado a su vida a la hora de hablar de lo que no debe. Tal vez a esta conclusión de optar por la prudencia no haya llegado solo, sino que simplemente le hayan hecho ver que un partido no se calienta en las salas de prensa cuando después vas a hacer noventa minutos lamentables, que ni con el partido de vuelta vas a conseguir remediar para olvidar. Aprendiendo que donde hay que demostrar, es en el campo.

Pero si algo marca la diferencia entre un encuentro Celta – Depor, o viceversa, y cualquier otro del calendario liguero, no es la preparación. El plan de trabajo es más o menos similar teniendo en cuenta las particularidades de cada rival. Simplemente, la expectación mediática que lo marca a lo largo de la semana previa a disputarse es la que diferencia la importancia del partido. A nivel individual, los “retos” que desde las redacciones y desde la opinión de cada uno se le fijan a jugadores en concreto sobre el marcaje que se espera que se haga a alguien determinado o poniendo un nivel alto de lo que se espera de él, que a veces, no siempre es lo esperado.

Aunque todo hay que decirlo, en las apuestas online, la victoria del Celta se estima como resultado esperado, puesto que es la que más baja se paga. Jugar en casa y el historial previo de puntos obtenidos marca la diferencia entre ambos.

Que sea lo que tenga que ser, sin tener en cuenta factores externos que busquen la desconcentración. Esperar, ver y valorar.


  

domingo, 21 de octubre de 2012

La lógica en la LFP continúa


DXT, sábado 20 de octubre 2012

La lógica en la LFP continúa

Otro puntito más para aprender de los ingleses, más organizados en esto de los días, y sobre todo, de los horarios. Si alguien quiere saber qué día y a qué hora juega su equipo en la Premier League, nada más sencillo que mirarlo en cualquier momento de la temporada y poder hacer tus planes. Incluso conocer la hora y el precio de la entrada. En la mayoría de los equipos, como es el caso del Chelsea, los precios se dividen en grupos, según la categoría del rival. Vamos, que todas las facilidades están disponibles para que los aficionados puedan gestionar con antelación su economía y su tiempo.

Aquí nada de eso. ¿Dónde se ha visto poner a la venta unas entradas sin saber ni siquiera el día ni la hora del partido? Sumando a ello, el desplazamiento por ser un partido fuera de casa. Por supuesto, estas cosas sólo se ven donde reina el mandato de la LFP y sus acciones inentendibles. Como cada vez la jornada de Liga es más amplia, comprar una entrada “a ciegas” significa estar disponible de viernes por la tarde a lunes por la noche.

El hecho de que las entradas puestas a la venta en Riazor para ir a Vigo se hayan agotado en un día, tal vez, sea algo en contra de esta teoría. Pero si por la Liga fuese, habría que esperar al mismo día a que decidiesen a qué hora les viene bien que se dispute el encuentro. Que la fecha y hora de los partidos se anuncie con tan poco tiempo de margen no es nada nuevo, pero un derbi a una semana es una locura. Partiendo de la base de la “complicación” que conlleva organizar un partido así, no solo para los clubes sino para los ayuntamientos, puesto que hay un desplazamiento notable de afición contraria, una rivalidad conocida por todos y varios factores más que suponen una coordinación prevista con anterioridad para la ciudad donde se lleva a cabo. Por no hablar de desplazamientos organizados desde el otro lado.

Eso sí, el número de entradas disponibles por parte del Celta al Depor se ha reducido en casi un 50% del año pasado en Segunda a esta temporada. La respuesta a esto es que el número de socios aumentó notablemente y por eso es imposible facilitar más entradas para visitantes. Ilógico también cuando apenas se nota diferencia en la grada viguesa de un partido de la temporada pasada a ésta.

Finalmente, partido un sábado por la tarde y sin más entradas a la venta ni tiempo para gestionar una solución, todo por tener que esperar a que las televisiones se decidan a ver quién pone más o menos dinero para hacer más caja a la hora de una retransmisión en directo. Además de poner limitaciones máximas al club afectado, que ya no sólo se encuentra a la espera de saber cuándo van a jugar, sino de cerrar un viaje para una plantilla entera, algo que se complica si en vez de ser un desplazamiento a Vigo sea a otro punto de España, donde haya vuelos de por medio y problemas con la disponibilidad hotelera según la época del año, por no hablar de la subida de precio por poca antelación en la reserva.

¿La culpa? La LFP y su obsesión con preocuparse más del dinero que de la satisfacción de los aficionados al fútbol de este país. Como siempre y sin intención de mejora. 



martes, 16 de octubre de 2012

Del ocio al negocio


DXT, Sábado 13 de octubre 2012

Del ocio al negocio

La moda de crear nuevas infraestructuras para albergar competiciones deportivas está a la orden del día. Si a esto le sumamos la múltiple utilidad de algunas de ellas, bien para dar cabida a diferentes funciones o bien para ser reutilizable como el caso de los Juegos Olímpicos de Londres, el presupuesto invertido se ve mucho más amortizado.

¿Pero qué pasa con los estadios de fútbol? Estos días me he dedicado a observar las maneras de cómo tirar el dinero en épocas de crisis. Casos concretos, el nuevo estadio del Athletic de Bilbao, a 50 metros de San Mamés y el nuevo Mestalla en Valencia. Ambos, con una estructura a medio hacer y una obra parada por falta de liquidez. Si el fin de estas nuevas construcciones es aumentar el aforo en cada partido hasta el punto de sumarle unos 10.000 o 20.000 espectadores. Y éstos cada vez, son menos. Como decía la semana pasada, el Rayo Vallecano ha sido otro en sumarse a la iniciativa de Lendoiro de poner a la venta entradas para acompañantes de socios. Pero ni es el primero en seguir la idea ni será el único. Acciones contradictorias de querer llenar un estadio vacío pero a su vez ampliarlo para tener más entrada.
Aquí es donde aparecen los chinos o las grandes empresas para tener su lanzamiento publicitario en el mercado aprovechando los puntos débiles de la economía de los demás. A la vista están casos de rebautizar los estadios para recibir una cantidad de dinero notable: Iberostar en Mallorca o el Emirates del Arsenal en Londres.

La LFP y sus horarios, como siempre, dan ejemplo de que hay que vivir acorde con las costumbres de los demás países. Pero si esto no es suficiente, ni que sus empresas sean patrocinadores o que sus Jeques decidan comprar equipos enteros sin conocer ni siquiera la filosofía del club, ahora también pretenden estar en primera línea publicitaria aprovechando las nuevas construcciones. ¿Están permitiendo en exceso la influencia de los países emergentes?

El problema de esto será que la Liga Española se acabe convirtiendo en la Liga de Fútbol estadounidense (MLS), donde entienden el fútbol como negocio y no como afición. Lo mismo te puedes encontrar a un equipo en una ciudad como encontrártelo a los dos años en otra, como si de reubicar un mueble se tratase. El funcionamiento del club es totalmente de negocio que busca la rentabilidad económica en la ciudad que mejores ofertas les propone. Es por ello que promueven la construcción de instalaciones deportivas y acciones de integración ciudad-club de fútbol, para mantener allí el equipo y sacar beneficio de ello.

A este paso, la que es reconocida como una de las mejores Ligas del mundo, dejará de serlo para seguir lo paso de los americanos, en versión oriental.


Iguales pero distintos


DXT, Sábado 6 de octubre 2012

Iguales pero distintos

Este fin de semana otra vez vuelta a Madrid. Esta vez, en la hora de la siesta (con luz, siempre, en Vallecas nunca se sabe) y con la mentalidad totalmente cambiada. Si en el Santiago Bernabéu la derrota era algo con lo que se podía contar y lo que más contaba y se valoraba era la motivación y la ilusión de equipo y afición por superar al Real Madrid, esta vez no cuenta eso. La situación es totalmente distinta y a la vez, muy igual para ambos.

Enfrente, un rival directo llegado hace poco a la Primera División y con el objetivo claro de lograr la permanencia y asentarse en ella. A su vez, el momento actual es otro punto en común: rebote tras una goleada. Ellos, contra el Valladolid con seis goles encajados. Los nuestros, cinco. Por ello, la importancia de sumar los tres puntos en este partido será un punto de descanso y relajación para salir del punto de mira y poder preparar la siguiente jornada. Sin entrar en esquemas tácticos y aunque no es una final, el siguiente partido vuelve a ser clave para coger fuerza, en Riazor con el FC Barcelona.

El Rayo desde inicio de temporada ha fijado su intención de ser el equipo revelación, marcando distancia en los tú a tú con los de su misma línea e intentando superar a los grandes. Por eso, no han encontrado otra forma mejor que la imitación del equipo con la afición más implicada con sus colores.

En Vallecas quieren llenar el estadio a base de abaratar los precios de las entradas con el mismo sistema que ya se utilizó varias veces en Riazor, con el cual cada socio podrá retirar dos entradas para acompañantes. Aunque han aclarado que esta acción de márketing tiene doble fin: por un lado, contar con la afición para hacer olvidar las tres derrotas consecutivas que han acumulado, y por otro, premiar a sus socios por la suspensión del partido ante el Real Madrid por el corte de luz.

Eso sí, ante la duda de que esto se vuelva a repetir, y como más vale prevenir que curar, el Presidente del club ha decidido reforzar la seguridad. Es lo que tiene tener cámaras de seguridad prestadas por la LFP (otros que también están para dar ejemplo) que sólo funcionan en los partidos. Por eso y demostrando la gran confianza que se tiene dentro del club, se retiraron las llaves de las instalaciones a todos los empleados excepto al jefe de mantenimiento, a la espera de confirmar si están implicados o no en el sabotaje de hace dos jornadas. Eso es, creyendo en la gente que así es como funcionan bien las cosas.