domingo, 9 de septiembre de 2012

Protagonista


DXT, sábado 8 de Septiembre 2012

Protagonista

Juegos Paralímpicos. Selección en Pontevedra. Amistosos de Primera. Xavi – Iker candidatos al Premio Príncipe de Asturias. Falcao quiere jugar en el Real Madrid… Son bastantes los titulares que saltaron a la prensa deportiva esta semana, pero parece que sólo importan las mayores tonterías: Cristiano Ronaldo está triste.

El hecho está ahí y la noticia se crea mediante diferentes hipótesis de la situación. Cualquiera de ellas, inútil donde las haya. Parece ser que no se siente querido ni por sus compañeros, ni por el Bernabéu y que además, su sueldo no le parece suficiente y de ahí su desmotivación. Y la actitud de desinterés que ayuda a solucionarlo. Seguramente su vida es muy triste sí. Su novia es una de las modelos internacionales mejor pagada del mundo. Un hijo el cual es responsabilidad de su madre y hermanas (claro, si tiene que asumir el gasto de una guardería, pobre…) Varios coches y casas, todo ello pagado. Si él está triste, ¿qué nos queda a los demás? Totalmente fuera de la profesionalidad de cualquier trabajador es que su vida privada afecte de tal manera a la laboral, y más aún si esto influye sobre un rendimiento de grupo y a su vez, afecte de manera indirecta a cientos de aficionados madridistas. Ni siquiera es una lesión lo que afecta al rendimiento individual, sino un capricho como cualquier otro: llamar la atención.

Las especulaciones que se han hecho en torno a esta situación parece ser que han sido desmentidas por el propio jugador, sin dar tampoco una explicación lógica. Pero tampoco se descarta la posibilidad de que abandone el club buscando una ficha más alta. ¿Hasta qué punto es profesional la forma de actuar?
Admito que el chico nunca ha sido santo de mi devoción, pero en cualquier situación con otro jugador de menor relevancia de cara a la imagen que proyecta el club sería cortada de manera inmediata. A casos de este tipo hacía referencia la semana pasada cuando nombraba a jugadores que cuando su progresión y protagonismo individual dentro de un equipo, se ve frenado o ralentizado, no dudan en abandonar la entidad para ir al club que esté de moda en el momento y volver a proyectar su carrera en solitario. Sí, el fútbol parece que deja de ser un deporte de equipo.

Tal vez tampoco le haya sentado excesivamente bien que tras las declaraciones de Falcao y de su padre, muchos le sitúen como sustituto de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

Tocará esperar una semanita para ver cómo vuelve el portugués a la rutina del Madrid tras la semana de partidos internacionales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario