sábado, 22 de septiembre de 2012

Ni contigo ni sin ti


DXT, sábado 22 de septiembre 2012

Ni contigo ni sin ti

Polémica semanal: “Cuando Cataluña decida su futuro, el Barça estará a su lado”. Estas fueron las palabras de Sandro Rosell, presidente de la entidad blaugrana, en el día de ayer, después del revuelo creado estos últimos días con la independencia de Cataluña. ¿A su lado? Esto es, a su lado en lo político, en lo económico, en lo administrativo… pero no en lo deportivo. Sino que pretenden seguir los pasos de Mónaco, país independiente cuyas competiciones deportivas están integradas en las Ligas Francesas.

Aunque esta idea que tienen tampoco está del todo claro. Algunas opciones indican que si Cataluña se independiza, lo hará con todas sus consecuencias: si quieren ser independientes, que lo sean, pero con sus Ligas también. A la vista de todos está que Cataluña saldría perdiendo con esta ruptura. ¿Qué sería, por ejemplo, del FC Barcelona sin el Real Madrid? ¿Sería factible una Liga reestructurada con los equipos de Primera añadidos a los de Segunda y Segunda B?

Pero, ¿qué pasaría a la inversa? En el fútbol, por ejemplo, se perdería el rival que más competitividad aporta, en cuanto a inyección económica y jugadores de nivel individual. Por no hablar de la Selección Española. De un plumazo y de la noche a la mañana, media plantilla de la Roja se quedaría fuera por ser “extranjera”.

Dejando el fútbol a un lado, otros deportes también tienen deportistas catalanes en primera línea. Los baloncestistas más internacionales, los hermanos Gasol, son catalanes. Marc Márquez, subcampeón de Moto 2 el año pasado, Pedro de la Rosa en Fórmula 1, Joel González y Mireia Belmonte, medallistas olímpicos en taekwondo y natación…

El caso más destacable es el de la Selección Española de hockey patines, vigente campeona de Europa con un título conseguido hace tan solo una semana (aunque con la difusión mediática nula por parte de la plana nacional, imposible que la mayoría de la gente lo sepa), donde Toni Pérez es el único jugador que no es catalán. En este caso, esta selección quedaría totalmente vacía.

¿Pero qué opinan los deportistas catalanes de esto? El último atleta mediático en reconocer públicamente su oposición a jugar con el combinado nacional fue Álex Fábregas antes de los Juegos Olímpicos de Londres, alegando que “no le quedaba otro remedio”, pero antes hubo más casos, como el de Raúl Tamudo que afirmó que le encantaría ver a Cataluña competir a nivel internacional. O Pep Guardiola que en su etapa como jugador de la Selección explicaba que era porque la legislación no permitía competir a las Selecciones Catalanas, ya que Cataluña era su país. Sin embargo, otros catalanes están orgullosos de vestir los colores de España.

Cataluña se vería afectada por la reestructuración de su sistema deportivo y por la integración de su nuevo estatus como país independiente y España perdería deportistas de nivel que ganasen medallas y títulos para los conjuntos nacionales. 

¿Cuál de las dos partes perdería más? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario