lunes, 3 de septiembre de 2012

El poder del dinero


DXT, sábado 1 de septiembre 2012

El poder del dinero

Tomó su fin la semana más intensa en cuanto movimientos y negociaciones podemos tener. Ayer, el mercado de verano llegó a su fin hasta el próximo invierno.

Como siempre, también con esto se acaban todos los culebrones de fichajes. Tenemos para todos los gustos: El mediático, el interesado que se delata por sus propias declaraciones y el que realmente vale y nadie lo valora.

Los más sonados, tanto por cuestión económica como culebrón informativo, seguramente sean Luka Modric y Javi Martínez. Éste último se convierte así en el fichaje más caro de la Bundesliga, a la espera de ver si su rendimiento en Alemania respalda esta inversión. Se convierte así en el tercer fichaje español más caro de los últimos años (por detrás de Fernando Torres y Mendieta). Todavía mi cabeza no asimila que un país que pretende dar lecciones de economía al resto del mundo sea capaz de pagar 40 millones de euros y asumir una ficha bastante alta por un jugador. Pero bueno, esto es cuestión aparte. El caso de Luka Modric sin embargo lleva todo el verano a vueltas en la prensa deportiva. ¿Pretende el Real Madrid con esto contentar a su afición para hacer olvidar el “fracaso” de la pasada temporada? Eso sí, no han perdido oportunidad de hacer negocio comercial ante las televisiones, llegada en avión privado al aeropuerto de Torrejón incluida. Eso sí, el escaso número de aficionados en el Santiago Bernabéu no es un factor que les haya ayudado. Aunque sí el ganar la Supercopa.

Mi forma de pensar siempre me hace recurrir al punto de vista del márketing y de las ventas. Cada vez tengo más claro que lo que buscan es ser el centro mediático y con ello, hacer que los aficionados se olviden de cada uno de los errores que han ido cometiendo. El Real Madrid, tiene gran experiencia en esto. Si algo no salen como esperaba, a golpe de talonario, se compra un futbolista con nombre. Se necesite o no, da igual. Se tenga en casa o no, tampoco importa. La filosofía de cantera a veces se olvida a la hora de la verdad aunque en pretemporada pretendan hacer lo contrario.

Otro caso de esta última semana lo tenemos en casa. Este es el ejemplo de “me voy a quien más me interese. Y punto”. Stuani, que llegó a viajar a Coruña con toda su “ilusión” por fichar por el Depor, no llegó a un acuerdo con el club y voló a Barcelona para incorporarse al Espanyol. Lo peor de todo han sido sus declaraciones: “Sinceramente, cuando surgió el Espanyol, dije que era donde quería ir”. El respeto hacia un club que intentó hacer lo posible por ficharte, ¿dónde está? Tal vez yo soy algo exigente en estas cosas, pero creo que nunca entenderé este tema.

Un punto más a favor para recurrir a la cantera. La cuestión económica no es comparable, pagas a un futbolista por su calidad y los valores que defiende, no pagas a un personaje mediático que mira por su progresión individual y que sabes que en cualquier momento, su rendimiento caerá en picado y te dejará tirado por irse al club de moda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario