domingo, 22 de julio de 2012

Marcando Cantera


DXT, sábado 21 de julio 2012

Marcando cantera


Repetimos imagen. Repetimos momento. El deporte español parece que sigue siendo otra vez más la única vía de respiro y desconexión de nuestro país, dejando a un lado la complicada situación económica que llevamos encima. Una vez más, los premios vienen para casa. Esta vez, de la mano de la “rojita” en el Europeo Sub 19. Como siempre, la cantera de casa nos deja en buen lugar, dejando resueltas algunas de las posibles dudas de qué pasará cuando desaparezcan del fútbol activo jugadores de la talla de Xavi, Iniesta o Iker Casillas.

Campaña, Paco Alcácer, Pablo Insua, Kepa, etc. Ninguno de ellos desaprovechó su oportunidad en este campeonato de poder demostrar qué metodología de formación se sigue en España, marcando calidad desde abajo. 

Jesé Rodríguez. Parece que éste es el nombre que más ha sonado durante la última semana, quizá ya no solo por ser el autor del único gol de la final, sino por la expectación de saber si Mourinho decidirá incluirle en sus planes de futuro con la primera plantilla madridista o no.

Otro caso similar, el de Gerard Deulofeu, que no sólo acompañó al canario en el ataque creando multitud de rompecabezas en las defensas rivales, sino que también se encuentra en el punto de mira de los medios al ser una referencia del filial del otro grande de nuestra Liga.

Sonando con fuerza también el nombre de Oliver Torres. Un caso más llamativo porque con tan solo 17 añitos ya está en la agenda de muchos grandes y haciendo pretemporada con el primer equipo de su club, el Atlético de Madrid. ¿Acierto o error? En estas edades, cuando se nota la madurez es en estos casos, valorando si seguir con una progresión moderada o con un lanzamiento rápido que conlleve caída en picado.

¿Pero qué pasará de aquí a cuatro o cinco años? Sobran ejemplos de futbolistas que en juveniles brillaban con luz propia y prometían ser grandes y ni siquiera llegaron a relucir un poquito en Segunda B, y finalmente recalaron en algún club de nivel medio jugando por debajo de sus posibilidades iniciales. Aquí es donde en muchas ocasiones entra en juego, y de qué manera, la progresión que el club al que pertenece le marca. Las dos caras de la moneda: El jugador cuyo club exige demasiado de él y fuerza su potencial o al que sólo le retienen por mantener el foco mediático mientras dure el capricho, apagando su estela poco a poco.

La filosofía del Real Madrid, bajo mi punto de vista, es la que más pérdidas deja en estas situaciones. A golpe de talonario luce mucho más fichar a los de fuera que cuidar a los de dentro. Decenas de casos que llegaron a la cantera de Valdebebas con unos números excelentes y a los que se les prometía un futuro colmado de éxitos y cuya proyección desapareció de un día para otro.

Sin embargo, en Barcelona, la forma de pensar es diferente. Parece que son más prácticos con este proceso. Si vales, te quedas. Si no vales, te vas. Siempre habrá tiempo parar tirar de fichaje estelar marca de la casa, como ha sucedido con Cesc Fábregas y Jordi Alba, ambos criados (y descartados) futbolísticamente en La Masía y experimentados en batallas lejos de ella. La puerta siempre está abierta para volver.

Mismo método seguido por el Atlético de Madrid, pero los rojiblancos parece que no se fían tanto de su potencial económico y por si acaso, mejor hacer cesiones, vigilando las propiedades de cerca.
Sea como sea, la lista de nombres es larga. Tenemos fútbol para rato.



No hay comentarios:

Publicar un comentario