domingo, 3 de junio de 2012

Adiós y hola de nuevo


DXT, Sábado 2 de junio 2012

Adiós y hola de nuevo

Increíble poder disfrutar de cómo se ha volcado la ciudad con sus celebraciones deportivas. Con la de la Copa de Europa del Liceo y el ascenso del Depor, aunque bastante más con ésta última. Nunca olvidaré la carita de mi sobrino de dos años, alucinando con todo lo que estaba viendo y sin entender exactamente qué estaba pasando y a qué venía tanto revuelo. Ver la fuente de Cuatro Caminos llena a más no poder el domingo, y la Plaza de María Pita más de lo mismo el lunes. Para cualquier niño pequeño será un recuerdo imborrable, ver cómo “los chicos del bépor”, como dice mi sobri, celebraban su triunfo ante toda su afición, al igual que yo recuerdo cómo hace años me llevaba a mí mi padre, a pesar de ser muy pequeñita. Incluso me llamó la atención la tranquilidad de vigueses y celtarras disfrutando tanto o más que los de aquí el ascenso. Sí, doy fe de que existen este tipo de incoherencias.

Pero como siempre, una temporada acaba y ya casi comienza la otra. Aún seguimos de resaca de ascenso cuando ya empezamos a ver los primeros cambios de cara al próximo curso. Mientras los jugadores disfrutan de sus vacaciones y los aficionados al fútbol disfrutamos de la Eurocopa, los directivos de casi todos los clubes comienzan su época fuerte de trabajo moviendo fichas en los despachos.

El Deportivo hasta ahora sólo ha confirmado la continuidad de Valerón un año más, lo que ha llenado de satisfacción seguramente a más de uno, comenzando por sus propios compañeros. En cuanto a las bajas, de momento, se saben solo las definitivas del Fabril, área de pesca del primer equipo para tirar de cantera. El próximo año no continuarán en el filial David Cubillas, Pedro Crespo y Oriol, aunque tampoco se esperaba que fuesen los candidatos idóneos para reforzar el equipo en Primera División, así que era algo esperado.

Mientras tanto, en el primer equipo, la baja confirmada desde hace tiempo, el secreto a voces de Andrés Guardado al Valencia, que se marcha, como él mismo dijo, muy agradecido a esta ciudad y satisfecho de haber dado lo mejor de sí en medida de lo posible durante esta temporada, para no defraudar a los que había creído en él estos años y que dudaban de su motivación tras el preacuerdo con el club levantino.

En cuanto suene el pitido final en Villarreal, vacaciones. A raíz de ahí, comenzará la época de renovaciones, reajustes de contratos, etc, mientras esperamos desmotivadamente la llegada a pretemporada de algunos cedidos del estilo maleta, esos que viajan todos los veranos de un lado a otro y que nadie quiere guardar en casa. Por suerte, el club ha hecho bastante limpieza en este tema. La Ciudad Deportiva de Abegondo ya no parece tanto un campamento deportivo de cómo intentar saber jugar al fútbol sin llegar a aprender nunca. Es por ejemplo el caso de Felipe Ramos, que volverá para que le dé un poco el aire del norte y volverse por donde ha venido. En algunos casos, por donde han venido o más lejos aún. Sigo sin captar cuál es el objetivo que se pretende conseguir cuando se le ofrece un contrato por cinco temporadas a un jugador que apenas jugó en su club de procedencia, por muy galáctico y maravilloso que fuese el equipo. Pero como no aprendemos, ahora nos tocan tres años más de guardar trastos mientras los invitamos a irse de ruta por España en adelante. Aprender geografía es algo muy importante para los que no pueden aprender otras cosas.

Y ahora tres meses por delante de rumores y movimientos. Tres meses de incertidumbre en el que cada día se escuchan mil noticias diferentes sobre el mismo tema y nunca sabes cuál es la verdadera. Lo de siempre. Lo mismo de todos los años. Paciencia… 


No hay comentarios:

Publicar un comentario