domingo, 27 de mayo de 2012

Voltaremos non, xa voltamos


DXT, Sábado 26 de Mayo 2012

Voltaremos non, xa voltamos

Casi casi. Parece que al final, como siempre, se ha dejado todo para el último momento. Un partido de 90 minutos y el gol tiene que llegar en el 94. Por supuesto, más vale tarde que nunca. Pero siempre sufriendo, por no variar.

Lo que sí que no me cabe en la cabeza, es la cantidad de altares a los que se está subiendo al autor de dicho gol. No, Xisco no es una de mis víctimas en mi interminable lista de jugadores sobre los cuales podría hacer ataques continuamente por miles de motivos, sino todo lo contrario. Pero me considero realista y no veo normal que se valore, así de repente, su figura por encima de todo, aunque aún así, me alegro de que haya sido él el encargado de cerrar uno de los goles de los últimos fuera de casa de esta corta visita a la Segunda División. Hay que ser consciente de que también el resto de la plantilla ha tenido un papel importante durante el partido del pasado miércoles, aunque no hayan cerrado un encuentro con llegadas a puerta y goles y no haya sido de los partidos más brillantes, el trabajo es colectivo.

Como bien he dicho en mis redes sociales, comentarios por los cuales he recibido multitud de quejas de deportivistas, diciéndome que no era coruñesa ni deportivista, sólo aclaro que una cosa es decir que da mala suerte celebrar cosas antes de tiempo y otra es decir que no se van a celebrar. ¡¡Claro que sí!! El Depor es de Primera y Coruña es blanquiazul, pero con cabeza, todo a su debido tiempo. Mañana será el día, adelantarse a las celebraciones suele dar mala suerte, las cosas buenas se hacen esperar…

Y aprovecho para aclarar a los que se han cerrado en banda sin razonar ante mis comentarios, que sí, soy coruñesa, y como tal, le deseo todo lo mejor al equipo de mi ciudad, no nos equivoquemos. Pero las cosas, con su lógica, las celebraciones, a su tiempo, y la titulación de ídolo que se da a los jugadores, con razones. No se puede criticar a un futbolista por estar continuamente lesionado, por no hacer el número de goles que se esperaba de él, y de repente, de la noche a la mañana, es el ídolo de todos. Vale que se pueda valorar su trabajo en el campo y que haya hecho lo que todos esperábamos, el gol del miércoles, pero pasar de 0 a 100 en apenas 30 segundos tras haber hecho una crítica continua durante meses, me parece excesivo.

Lo que está claro es que quien nunca falla es la afición del Dépor, que ha estado ahí más que nunca y sin lugar a dudas, fue, es y será el factor más importante de apoyo. Ahora toca lo peor, fin de temporada. Para mí, siempre el peor momento. Admito que con el fin de la Tercera División en el Mundo del Fútbol entre el Fabril y el Ourense, hasta se me saltaron las lágrimas. Cuando las cosas buenas acaban, es irremediable bajar el estado de ánimo. 
Mañana se pondrá fin a una temporada que para muchos se ha hecho eterna, y la mejor manera de hacerlo es con la fiesta del ascenso. Nos vemos en Cuatro Caminos…


No hay comentarios:

Publicar un comentario