domingo, 6 de mayo de 2012

Una lección de humildad



DXT, Domingo 6 de Mayo 2012 

Una lección de humildad

Como bien sabemos, el Real Madrid es el campeón de la actual Liga que está finalizando. No soy madridista, pero han demostrado ser los más regulares y estables a lo largo de la temporada, que al fin y al cabo, es lo que se busca. Realmente, sí me da pena que el escenario elegido para haberse proclamado campeones haya sido San Mamés, ante un equipazo como es el Athletic de Bilbao, equipo por el cual siempre he mostrado simpatía. Lo menos que se puede hacer cuando la fiesta se celebra en terreno ajeno, es celebrarla respetuosamente, sin atacar a los jugadores rivales. Mal ejemplo de ello ha dado, entre otros, Cristiano Ronaldo, atacando a Javi Martínez por puro capricho y dando muestras de actitudes totalmente inaceptables.

Pero toda persona, institución o grupo que obtiene un premio de las características que sean, debe tener muy claro por qué y gracias a qué o a quién lo ha ganado. En este caso, parece que a algunos se les olvida. ¿Quién es José Mourinho? ¿Qué tipo de don divino tiene para poder autoproclamarse a sí mismo como un dios tan importante que pueda pisotear a cualquiera que se le ponga delante?

Él mismo se concede la autoridad para darse el título de mejor entrenador del mundo. Pero… ¡vamos a ver! En un historial donde figuran equipos del calibre de Chelsea, Inter o Real Madrid, ¿qué pretendes? Con buenos recursos y medios todo el mundo tiene más capacidad de hacer mejor su trabajo. Habría que verle en equipos más ajustados económicamente y con plantillas menos ‘galácticas’, a ver si así decía lo mismo.

Lo que no tiene ningún tipo de justificación es la prepotencia e inmadurez que acompaña a su figura. Tras el partido del miércoles, se puso ver como una conocida periodista de La Sexta, se acercó a darle la enhorabuena y tras un “no” le arrebató un codazo golpeándole con el micrófono en la cara. ¿Dónde está la educación y el saber estar en un gesto como este? Mucho se habla de la excesiva humildad que muestra Guardiola, pero es que entre uno y otro no hay color. Unos tanto y otros tan poco. Tanto Pep como la gran mayoría de sus jugadores, a pesar de que tal vez no hayan mostrado las respuestas idóneas en cada momento, al menos sí han dado muestras de una educación básica que Mourinho y sus estrellas individualistas como Cristiano ni tienen ni se espera que adquiera. Son dos grandes equipos diferenciados en los valores que profesan: unos para bien y otros para mal.

Como diría mi madre en uno de esos momentos que tiene de ataques contra el mundo a través de críticas hacia el portugués: “El Real Madrid no se hace respetar por impresentables como Mourinho, ¿qué ejemplo está dando?” El hecho de ser un campeón no quiere decir que haya que perder la educación y el respeto por el camino. Mourinho no sería nadie si no fuese por los seguidores del club para el que trabaja, esos mismos a los cuales les dedica unas muestras de respeto inexistentes.

Tras la cantidad de detalles de este hombre, a mí me causaría mucha vergüenza si viniesen por parte del entrenador de mi equipo. No contento con todo esto, se ha aventurado a decir ante los medios que el equipo merece más de lo que recibe por parte de la afición y exige respeto hacia sus jugadores. ¿Respeto? Incoherente si quien lo reclama es la persona más maleducada de la Liga de Fútbol Española.

Madridismo son personas como Xabi Alonso, Iker Casillas, Sergio Ramos, Callejón, Arbeloa. Muestran unos valores totalmente diferentes y que seguramente, son los que el club pretenda inculcar a los más pequeños a través del deporte. Siempre dando la cara con educación, aunque sea en los malos momentos, y teniendo muy en cuenta gracias a quién, a día de hoy, se encuentran donde están.




No hay comentarios:

Publicar un comentario