jueves, 5 de abril de 2012

Llegando rápido al éxito


DXT, Jueves 23 de Febrero 2012

Llegando rápido al éxito

Seis veces campeona de Europa y dos veces campeona del Mundo. Ésta es nuestra Selección de Fútbol Sala. Han sido reciente noticia por haber ganado (otra vez) el Europeo tras vencer a Rusia. Seis veces campeones, cuatro de ellas consecutivas. Lo están haciendo bien, muy bien, a pesar de que ahora mismo se encuentran en un cambio generacional que no siempre es fácil de adaptar.
Son muchos títulos en proporción a su corta existencia, puesto que es una selección de “reciente” creación, ya que el boom de este deporte fue en la época de los 80, y aún así, hasta finales de ella no comenzó a asentarse en nuestro país.
Algunos de mis recuerdos de pequeña son las tardes que pasaba pintando en el despacho de mi padre en la Federación Gallega de Fútbol Sala. Y de ahí, al Pabellón de los Salesianos a ver algún partido. Veía todo el sistema desde dentro, el trabajo que conlleva coordinar una Liga, partidos, horarios, árbitros, fallos de última hora. Siempre pensaba que era un deporte raro. Y por momentos, creo que hasta le tuve manía. Pero en el fondo, soy afortunada de ver cómo ha crecido un deporte como es el fútbol sala en nuestro país. Y de ver cómo se ha desarrollado hasta el punto de ser centro de referencia a nivel mundial. En los 80, cuando yo nací, apenas se conocía en España. Ni siquiera tenía un organismo organizado y reglado que lo hiciese independiente, dependía de la RFEF en todos, o casi todos aspectos. Actualmente, el Comité Nacional de Fútbol Sala sigue siendo el organismo responsable, pero casi todo el peso recae en la Liga Nacional (LNFS), creada en estos años. Un paso importante para intentar alcanzar la cima y que su exitosa trayectoria sea mostrada de otra manera.
Quizá la diferencia que a modo social tiene con el fútbol, es la humildad. La genética de España en el deporte ayuda a ganar, pero también la perseverancia, el esfuerzo y las ganas de éxito que sólo lleva por el buen camino a las personas con los pies en la tierra.
Aquí tenemos un ejemplo de cómo las cosas, con trabajo y con un poco de ilusión y entusiasmo se consiguen. Un deporte creado “por necesidad” de querer jugar al fútbol y no tener campos al aire libre para hacerlo. Ahora, ya regulado y en proceso de mejora, lo practica un 10% de la población española. Eso sí, no todos pueden permitirse vivir solamente de ello, solamente los grandes: Inter Movistar, ElPozo, Barcelona… Lo de siempre. La crisis está dando de lleno en todos los deportes, y los menos significativos son los que más lo notan. El fútbol sala se mantiene en gran parte a los patrocinadores y a las televisiones. Y en épocas de decadencia económica, es lo primero que desaparece.
La muestra de que no es algo totalmente viable, es la reciente desaparición del Benicarló. ¿Qué opciones tenían para seguir? Muy pocas. Como las empresas privadas. Absorción, inyección económica o desaparición. Falta de liquidez, falta de compromiso, falta de confianza y falta de motivación. Ése ha sido todo el desencadenante. Quince años ha durado su existencia. La polémica ahora viene dada porque tal vez no se dio todo por su saneamiento económico, y con ello el deportivo, pero el hecho está constatado, aunque era un equipo de los buenos. La provincia de Castellón no se queda huérfana de fútbol sala de Liga Nacional, así que ahora tocará centrarse en el Playas de Castellón y seguir adelante.
Ahora que esta mala racha ha dejado su primera víctima, parece que los demás se quieren poner las pilas para no caer por el mismo precipicio. Y la mejor forma es mimando a los suyos en lo que resta de Liga con la mente puesta en Tailandia, donde dentro de nueve meses, tal vez, volveremos a ganar un Mundial.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario