jueves, 5 de abril de 2012

La facilidad de ser del que gana


DXT, Sábado 4 de Febrero 2012 

La facilidad de ser del que gana

En estas últimas semanas, probablemente, más de uno haya dicho: “Yo hoy soy del Mirandés”. Y otros pensamos: “¿Mirandés?” Un club que existe en nuestro país desde 1927 y tiene que esperar 85 años para sumar seguidores. Qué triste. Un equipo cuya máxima aspiración ha sido jugar en Segunda División “B” y que solo es conocido cuando se rebela contra un grande. Me gustaría saber si tan sólo un 50% de sus nuevos “aficionados” podría decir tan sólo de dónde procede. Aquí el único aficionado digno de llamarse de tal manera es aquel que cada fin de semana se enfrenta en su lucha personal contra el frío burgalés y se dispone a animar a su equipo desde la grada de Anduva, la cual no llega ni a acoger a 5000 espectadores sentados. Qué fácil es ser del que gana, ser del equipo mediático que pisotea a un grande de Primera. Al igual sucede con los Juegos Olímpicos. Nadie se pierde una final de baloncesto, o incluso de balonmano. Y por supuesto, nos alegramos muchísimo si sumamos un oro aunque sea al tenis de mesa. Pero, ¿quién anima durante las Olimpiadas? Ese período de cuatro años, en el que se suceden diversos acontecimientos deportivos, en los que muchas veces, el deportista no siente el apoyo de su país. ¿Y esto por qué? Porque no suma, no salimos en las portadas mundiales para que todos puedan sentir envidia de nosotros. No es un partido importante en el que nos podamos lucir, nos pueda ver todo el Mundo por la tele y podamos demostrar nuestra valía. La Real Academia de la Lengua, califica la palabra “aficionado” como: “Persona que siente afición por un espectáculo y acude frecuentemente a él”. Vaya, frecuentemente, no sólo cuando nos ofrecen victorias. 
Creo que esto es algo que muchas personas deben valorar. Cuando hacemos bien nuestro trabajo, a todos nos gusta que nos lo digan, pero cuando lo hacemos mal, perdemos el apoyo de la gente, y nos desmotivamos. Lo mismo sucede en el deporte. Hay que estar en las buenas y en las malas, motivar aún estando en lo más bajo y poder ser una parte importante del ascenso al éxito. Y retomando con el inicio, me gustaría saber cuántas personas autocalificadas como aficionados del Mirandés, se acuerdan de su fantástico equipo cuando deje de enfrentarse al Athletic o al Espanyol, y vuelva a pelearse en campos sin tantos lujos ante los colistas de su Grupo 2 de Segunda B, como el Lemona o el Burgos. O cuántos son capaces de ir a Anduva este domingo a ver cómo “SU” equipo intenta mantener el liderato contra el Amorebieta.
Qué fácil es ser del que siempre gana… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario