martes, 10 de abril de 2012

Empieza la cuenta atrás


DXT, Domingo, 8 de Abril 2012

Empieza la cuenta atrás

Una semana. Sólo siete días. Ya se va acercando la fecha esperada del derbi en Balaídos. Eso sí, la hora, muy adecuada. Me gustaría saber si en algún momento dejarán de comercializar el deporte con las televisiones para adaptarse un poquito a las ‘tradiciones’ de los partidos de estas características. ¿A qué persona con dos dedos de frente se le ocurriría fijar un derbi un domingo por la mañana? Pues a una que no valora lo que se vive antes de ellos, eso está claro. Durante años, en Galicia se ha vivido como un día de ‘fiesta’ los encuentros entre Depor – Celta y viceversa. Un día que comenzaba con desplazamientos por la mañana a territorio enemigo y finalizaba cayendo el final de la tarde con el término del partido. Así que si alguien quiere mantener estas costumbres, tendrá que madrugar para poder disfrutar de la previa dos o tres horas antes, comenzando a las nueve de la mañana y continuando así, en caso de algunos, la fiesta del sábado anterior.
No somos los primeros. Esta temporada no ha sido el nuestro el único derbi que ha tenido lugar a esta hora. El pasado dos de octubre, la Real Sociedad y el Athletic de Bilbao se enfrentaron en Anoeta a las doce de la mañana un domingo, aún casi mejor que su partido de vuelta, domingo cuatro de marzo a las cuatro de la tarde, lo que viene siendo plan de sofá, GolTv y una siestecita de domingo a mitad de partido, vamos.
Es más que entendible que a día de hoy, en la situación que nos encontramos, la televisión sea la principal fuente de beneficios del fútbol y del deporte en general. Y es que desde que en el año 1952 comenzó la programación experimental con las primeras emisiones de deporte por televisión, siempre se ha intentado sacar ingresos de ello. Lógico, nadie trabaja gratis. Pero hay que ser coherente. ¿No hay más partidos para esta hora? Poniendo este tipo de encuentros que crean una expectación considerable, a esta hora de la mañana del domingo, no sólo se reduce en muchos casos la asistencia al campo (en mayoría de aficionados que no quieren desplazarse tan temprano), sino que también se reduce la audiencia por televisión. ¿Hasta qué punto sale esto rentable entre el público español? Al fin y al cabo, nos estamos adaptando a los caprichos de los extranjeros, pero el que realmente va al campo y le da vidilla a la Liga, es el aficionado que vive aquí, no en China.
Eso sí, si alguno no tiene ganas de esperar, y quiere ir cogiendo forma para madrugar el próximo domingo, hoy a las doce y cuarto, en los campos de La Torre, podemos ver otro derbi. En este caso, de fútbol femenino, entre el Orzán y el Victoria, que no puede adaptarse mejor a la fecha de jugar en Domingo de Resurrección, ya que tan solo les separa un punto de diferencia, y el que pierda, lo tendrá difícil para salvarse del descenso y seguir vivo en Liga. 



1 comentario:

  1. Y no es sólo que el fútbol sea una de las principales fuentes de ingreso para las televisiones (y radios). Lo que ocurre también es que de tanto querer exprimirlo está llegando a a causar una sensación de hastío. Hay emisoras de radio especializadas en deportes. Genial. Pero que una cadena generalista, como la SER, altere día sí y día también su programación habitual para retransmitir un partido es muy triste y cansa y cabrea mucho. Y no sólo a los oyentes, sino también a los profesionales de esos medios, que ven cómo sus programas se ven recortados o simplemente eliminados ante cualquier partido. Y por supuesto, siempre partidos de los "grandes", como si sólo existiera eso en este país.

    ResponderEliminar